Libro versus eReader ¿Qué contamina más?

Libro versus eReader ¿Qué contamina más?

Uno de los argumentos que más se usan cuando hay que defender el libro o cuando se compara el libro con el eReader es que el libro no necesita de electricidad y por lo tanto no contamina o no puede contaminar tanto como un eReader. También se puede dar la justificación inversa y que el eReader sea el elemento que contamina menos ya que no se tala árboles para fabricar papel. Es un tema muy polémico aunque cada vez se están haciendo estudios más exhaustivos sobre el tema.

Tal vez el estudio más relevante es el realizado por Emma Ritch, en el cuál estudia el aporte contaminante que realiza el Kindle y el libro. Según los datos de Ritch, un Kindle durante toda su vida contamina al medio ambiente con 168 kg de CO2, mientras que si leemos una media de tres libros por mes, durante cuatro años, que sería la equivalencia a la vida útil del eReader, la contaminación al medio ambiente sería mayor, unos 1.074 kg de CO2.

El papel, una gran molestia para el Medio Ambiente

En esta comparación sobre qué contamina más, aparece el papel como uno de los desechos que aunque es reciclable, es enorme y por lo tanto es un lastre aún. Además, a esto hay que sumarle el proceso de reciclaje, proceso que genera un coste contaminante que hay que tener en cuenta. Se estima que aproximadamente un 35 % de la basura de los vertederos corresponde al papel o celulosa y si sumamos la cantidad de libros que por costumbre y/o inercia no usamos o no reciclamos, el efecto contaminante del papel aún es considerable y a tener en cuenta.

La batería del eReader, ¿un elemento qué contamina?

Normalmente son la pantalla y la batería los dos elementos que más contaminan de un eReader y los que se suelen tener en cuenta, sin embargo no son los únicos elementos a tener en cuenta. Con cada actualización de cada eReader, se convierte al centro de datos es un recurso muy importante, un recurso que contamina. Así el datacenter de Amazon, por poner un ejemplo, contamina casi tanto como las baterías de sus kindles ya que el gasto energético por estar las 24 h. en funcionamiento así como las emisiones que provoca todo esto es enorme. Lo mismo ocurre en otras compañías como Kobo o Apple.

Sin embargo, el gran problema ahora mismo no es sobre la pantalla o sobre los efectos contaminantes de algunas funcionalidades del eReader, si no la grave situación que se está viviendo con las baterías. La mayor parte de los dispositivos móviles: portátiles, smartphones, tablets, eReaders, etc… se basan en baterías de litio, un mineral muy contaminante y cada vez más escaso, hasta tal punto que en próximos meses podríamos ver como se reduce su uso o cómo se aumenta el precio. Las baterías son un gran problema, de ahí que muchos eReaders como el Kindle cobren gran importancia al asegurar una carga cada mes. Aún así, si se comienza con los planes renove de los eReaders, la batería dejaría de ser un elemento que contamina para pasar a ser un gran problema de la sociedad.

Conclusión

Tengamos en consideración el elemento que queramos, tanto el libro como el eReader contaminan el medio ambiente, por eso, a día de hoy la mejor recomendación que se puede hacer es que se haga un uso responsable. Si realmente leemos más de tres libros al mes, el eReader es la mejor opción, se contamina menos, pero si no leemos ni dos libros al año, la compra de un eReader o de una tablet es lo más contaminante ya que el uso que se da no justificará la contaminación que ha generado o generará. ¿A vosotros se os ocurre alguna otra medida para no contaminar con el placer de la lectura? ¿ Qué pensáis que es mejor para el medio ambiente? ¿ Habéis considerado alguna vez los efectos contaminantes de las utilidades de las grandes compañías como la sincronización de datos, el espacio en la Nube, etc?


Escribe un comentario