¿Resistirán las bibliotecas tradicionales el avance de la era digital?

Biblioteca

Ayer antes de irme a dormir leía un curioso artículo en el que Roly Keating, director de la British Library se mostraba sorprendido de que todavía hubiera gente que se cuestionara el futuro de las librerías en la era de Internet. La verdad es que su opinión es muy respetable, aunque me cuesta creer que alguien tan preparado y experto en el tema pueda llegar a decir una cosa como esa.

Y es que tan sólo hace falta acercarse a una biblioteca para darse cuenta, no sólo de que las bibliotecas se verán afectadas por la era de Internet, sino que ya ven afectadas desde hace mucho tiempo. Según la opinión de Keating “una institución como una biblioteca cuenta con innumerables valores muy anteriores a la aparición de la red, a los que hay que defender”.

En esta última frase u opinión a buen seguro estamos todos de acuerdo, pero nada tiene que ver con que vaya a ser imprescindibles de aquí a unos o que vayan a resistir el empuje y avance de la era digital.

Según los datos que hemos ido conociendo con el paso del tiempo, el rápido avance de la lectura digital ha hecho que muchas bibliotecas hayan perdido un gran número de usuarios y que incluso hayan comenzado a ofrecer en préstamos dispositivos electrónicos y libros digitales para poder “sobrevivir”.

La opinión de Roly Keating me temo que es como la de muchos otros directores o directivos de por ejemplo editoriales o periódicos que no han querido darle importancia a la era digital, y que los ha terminado por devorar. Creo que no hace falta poner ningún ejemplo por que se cuentan por cientos en todo el mundo.

Las bibliotecas tal y como las conocíamos hace unos años ya han comenzado a cambiar y se han ido, en algunos casos, adaptando a los nuevos tiempos. Otras siguen estacandas sin incorporar novedades o mejoras y van perdiendo cada vez un mayor número de usuarios. Sin duda alguna las bibliotecas tradicionales creo que resistirán ala avance de la era digital, pero no sin cambios y adaptándose a los nuevos tiempos que reclaman los usuarios.

El futuro de las bibliotecas

Es difícil pronostica un futuro para las bibliotecas, pero ya estamos viendo muchos cambios en algunas de ellas. Sin ir más lejos os pongo como ejemplo la que hay en la ciudad en la que vivo. Hasta hace unos pocos años era una pequeña biblioteca donde todo el espacio lo ocupaban estanterías de libros.

Con el paso del tiempo esta pequeña biblioteca ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos, para no perder usuarios, pero sobre todo para ofrecer a estos lo que necesitan. Las estanterías han decidido la mitad de su espacio a una sala de ordenadores, a un espacio dedicado a la lectura digital y a un aula donde se imparten cursos de herramientas fundamentales para la era digital en la que vivimos.

Respeto muy mucho la opinión de Roly Keating, pero creo que se equivoca cuando cree que las era digital no afectará a la supervivencia de las biblitecas, y es que ya ha afectado a su futuro y a buen seguro le seguirá afectando de una manera más importante.

¿Crees que las bibliotecas resistirán el avance de la era digital y sobrevivirán a ella?. Cuéntanos tu opinión en el espacio reservado para los comentarios de esta entrada, en nuestro o bien haciendo uso de alguna de las redes sociales en las que estamos presentes.

Más información – telegraph.co.uk

Los mejores eReaders
Aprovecha la ocasión y hazte con alguno de los mejores eReaders del mercado a precios muy apetecibles
Outlet Kindle Kindle Paperwhite Kindle Oasis

Categorías

Libros

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para más señas, 30 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Cristh06 dijo

    En vez de seguir oponiendo los libros a la televisión o a las pantallas inalámbricas, convendría ensayar formas diversificadas de fomentar la lectura y la capacidad crítica en el mundo digital en sus múltiples oportunidades, en las páginas encuadernadas, en las pantallas públicas y en las personales. (García 2008)

    En síntesis, el elemento digital no puede funcionar como un absoluto anfitrión de la información, debido a las condiciones que tiene un país, contexto que va desde lo geográfico, pasando por lo social y terminando en lo educacional. Por lo tanto, debe existir un engranaje entre los dos elementos (análogo y digital) que permita el mejoramiento de las condiciones en el territorio nacional. Es decir, que el elemento digital debe ser una extensión (al igual que el libro tradicional) de un aspecto que abarca tanto la educación como el ocio, y este elemento es la lectura como formador de sociedad de progreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *