¿Por qué a los españoles no les gustan los eBooks?

eReaders

Ayer nos hacíamos eco de un informe del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en el que entre otros muchos datos podíamos ver que tan sólo un 11,1% de los españoles leían eBooks. Además la gran mayoría de los que disfrutaban de la lectura digital se inclinaban por novelas eróticas, tan de moda en los últimos tiempos, lo cual no es malo, pero si cuanto menos curioso.

Sin embargo lo que más nos ha llamado la atención es la baja cifra de personas que disfrutan de los eBooks, teniendo en cuenta además las enormes facilidades que nos ofrecen y la facilidad que puede tener un español para acceder a los libros digitales, a través de su ordenador, tablet o smartphone que ya casi todos llevamos en nuestro bolsillo. Por todo ello hoy hemos decidido hacernos la pregunta; ¿por qué a los españoles no les gustan los eBooks?.

En primer lugar creo que es importante que quede claro que la cifra del 11,1% a pesar baja no es mala para nada. En la Unión Europea salvo contadas excepciones la mayoría de países, se mueven en esa cifra. Además con el paso del tiempo crece poco a poco y además los ingresos por la venta de eBooks continúan creciendo ganándole terreno al papel.

Una vez ha quedado esto claro y respondiendo a la pregunta que hoy nos ocupa, no creo que a los españoles no les gusten los eBooks, más bien creo que se necesita un período de adaptación a ellos. A buen seguro de ese 11,1% de lectores que disfrutan de los eBooks muchos son jóvenes o personas de mediana edad. España es un país, digamos envejecido, y es normal que alguien de una cierta edad que lleva toda la vida leyendo en papel, de repentinamente el salto a los libros digitales.

Os pongo un ejemplo práctico que siempre suelo utilizar. Mi padre es un aficionado a la lectura de esos que ya no le coge un solo libro en casa, pero que sigue comprando libros en papel y disfrutando de cada uno de ellos. A pesar de que reconoce las ventas de un eReader y de los eBooks, y de que tiene un Kindle Paperwhite que yo mismo le regalé, el sigue leyendo libros en formato papel, aunque como os decía está viviendo ese periodo de adaptación.

Poco a poco se va comprando libros digitales, los lee y estoy convencido que pronto dará el paso hacia la lectura digital. Igual que mi padre hay cientos de miles de personas en España que les sucede algo parecido. También es verdad que hay personas más mayores que nunca darán el salto porque no se lo plantean, siempre han leído en papel y seguirán haciéndolo.

¿Los eBooks devorarán a los libros en papel?

Esta es la pregunta lógica después de todo lo que hemos visto antes y la respuesta es un sí rotundo, aunque no será ni mañana ni pasado, pero con el paso del tiempo veremos como ese 11,1% empieza a crecer y dispararse.

Los jóvenes y no tan jóvenes seguiremos leyendo eBooks, nuestros hijos nos verán leyendo libros digitales y harán lo mismo. Nuestros padres y abuelos por desgracia irán marchándose con sus libros en formato papel.

Por si eres un poco escéptico, que lo veo entendible, piensa en la peseta. Cuando el euro llegó todos pensábamos en pesetas, pero ahora ya poca gente lo hace, y los jóvenes que nunca conocieron esa moneda sólo piensa en euros. En un tiempo pasará más o menos igual con los libros en formato papel y los eBooks.

¿A qué crees que se debe en tu opinión que sólo un 11,1% de los españoles lea eBooks?.

Los mejores eReaders
Aprovecha la ocasión y hazte con alguno de los mejores eReaders del mercado a precios muy apetecibles
Outlet Kindle Kindle Paperwhite Kindle Oasis

Categorías

eBooks

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para más señas, 30 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

7 comentarios

  1.   Khanen dijo

    Muy buen artículo, una reflexión bastante interesante.
    Saludos.

    1.    Villamandos dijo

      Muchas gracias!

      Un saludo.

      1.    Daniel dijo

        Tengo la impresión de José! Ese comentario que hice sobre el indice de un libro de la editorial Icaria, lo puse en su página de Facebook; en ningún momento critiqué el libro impreso; aunque puse una foto hecha con mi iPad de la división que le hice por capitulos al libro. Es en plan ¿este autor nos da todo este material? pues pumba ahi lo soltamos, les indiqué que la división de colores (es un libro para terapeutas y tema psicomotricidad/mejora personal) ayudaba, pero el resto fatal. Yo precisamente leo más rápido con mi iPad (comprado el año pasado) precisamente porque esquematizo más el contenido que con un libro de papel. Y desde que uso tablet veo que es algo mejora mi lectura (y voy a la biblio, consulto libros…etc). Las editoriales habrán vivido muy cómodas en este pais hasta la crisis, no se! algo les pasa, pero hacer un ebook no es nada complejo e insisto, no hay un libro que curiosee en las librerias de barna que no piense ¡anda! en ebook me lo bajaria.

  2.   Daniel dijo

    Toy en un momento estancado! varias novedades las he tenido que comprar en papel (no las editó nadie en digital); es más una de ellas de la editorial icaria mencioné que el indice era pésimo para reversionarlo a ebook y me dijeron comentanos en privado (evidentemente ahi no contestaron). Asi que el juego esta en manos de las editoriales, no solo de los lectores.

    1.    Villamandos dijo

      Totalmente de acuerdo Daniel, es algo difícil de entender…

      Un saludo!!

  3.   José A. Muñoz dijo

    No es que no les guste, es que no se conoce. Y la propia industria ya se ha encargado de que sea así. No recuerdo ninguna campaña gremial publicitando la compra y la lectura digital; salvo puntuales excepciones, cuando se anuncia un libro no se advierte que también está disponible en eBook, y eso que el coste del anuncio es el mismo… Parece que las editoriales quieran ocultar el producto. En fin, como queda claro desde hace años, si no funciona es porque no se ha apostado por el soporte.

  4.   Anónimo dijo

    No es que no guste, es que sencillamente en España no se lee. Aun así, yo por ejemplo no soy de lector electrónico. La única ventaja real que le veo es que no tengas espacio físico ya para más libros de papel. El resto, para mí son subjetivas. Yo leo en papel y lo hago en la habitación donde tengo el ordenador, así pues, cuando necesito buscar una palabra en el diccionario, tengo siempre la página de la RAE abierta. Y si no lo tuviera, tiraría de diccionario y listo. Hoy en día parece que haya prisas para todo, incluso para leer, que en cierto modo se hace para evadirse y estar tranquilo y relajado. No me pesan los libros, porque los tengo apoyados en la mesa. No leo fuera de casa, me distraen los ruidos, la gente, etcétera, y no disfruto de la lectura porque me sacan de la historia. Como digo, para mí la lectura es tranquilizadora y relajante y leer en un transporte público, me resulta de todo menos relajante.

    Por otro lado está el asunto del precio y que compras una licencia. Ni en broma pago 12 euros por un libro que en realidad no es mío. Prefiero pagar algunos euros más y tenerlo en papel. Que además, si quiero tengo la ventaja de prestárselo a quien quiera para que lo lea; como así he hecho por cierto hace poco con uno. Otro inconveniente monumental por el que no me gustan los lectores electrónicos y que nadie comenta nunca como punto negativo en las comparativas -no sé si porque algunos están más pendientes de convencer sí o sí a la gente que por decir las cosas como son- es que no tienen pantalla de color. Esto implica que no puedes leer, o ver, mejor dicho, ciertos libros como «La Divina Comedia de Dante» con ilustraciones que son una auténtica maravilla. Eso sin comentar el problema más que obvio del tamaño de la pantalla, que todo queda reducido a esas pulgadas y en formato papel hay libros mucho más grandes. Tampoco puedes tener varios libros encima de una mesa, abrirlos y compararlos.

    Luego está la cuestión de las reproducciones. Yo tengo algunos facsímiles y códices. Jamás en la vida se podrá tener algo así en un formato digital. En España, si alguien está interesado, tenemos a Ediciones Grial, que tienen auténticas joyas.

    Hay algunos motivos más que añadir, como lo serían el hecho de acceder a los libros electrónicos cuando se quiera. Para mí las editoriales, junto con los grandes fabricantes de lectores, deberían crear un sitio en el cual una persona tenga un cuenta personal con todos los libros o «licencias» que posea y poder acceder a ellos cuando le diera la gana. En teoría el formato digital debería tener de positivo la posibilidad de copias de seguridad y es algo que brilla por su ausencia de cara a los proveedores. Además, también está como inconveniente el formato. No se ponen de acuerdo, cada marca quiere poner el suyo propio y con el tiempo con casi total seguridad, los libros que se compren hoy no serán accesibles dentro de quince años. A no ser que se ande con conversiones y demás historias.

    Voy a parar ya, porque se podrían seguir poniendo inconvenientes pero tampoco es cuestión de escribir «El Nuevo Testamento».

    Como ya dije en otro comentario de otra entrada hace días, lo que importa es leer y que cada persona elija el formato que mejor le venga, o el que prefiera. Lo que sí critico y con dureza es el hecho de querer imponer un formato sí o sí. Ninguno de los dos puede dar todas las ventajas de ambos. Tendrán que coexistir sí o sí. Eso es lo único verdaderamente certero, que deberán estar tanto uno como otro. Y no me gusta nada cuando veo gente que está más pendiente de intentar convencer e imponer a los demás un formato.

    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *