En Rusia se podría dejar de leer libros

En Rusia se podría dejar de leer librosTristes noticias nos llegan de Rusia. Al parecer libreros y asociaciones de editores y libreros dan la alarma ante la caída en la demanda de libros. Esta caída no es como en el resto de países sino más peligrosa de lo habitual ya que las estadísticas son monstruosas.

Durante el 2014 más de la mitad de los rusos no leyeron ni un sólo libro, esto aumentó ya que en el 2009 sólo había una cuarta parte de la población rusa que no había leído ni un libro durante ese año.

Pero la cosa va a más. En Moscú el número de librerías va disminuyendo poco a poco, así para una población de 12 millones de habitantes, sólo existen 700 librerías que se van reduciendo poco a poco.

Y por otro lado están los jóvenes que no usan el libro. Los jóvenes rusos ven al libro como un entretenimiento, algo que compite con Internet, videoconsolas, smartphones, eReaders, etc… vamos que no es rival dentro del entretenimiento por lo que la juventud no suele utilizar libros.

En Rusia el libro es visto por los jóvenes sólo como fuente de entretenimiento

El tercer factor de este problema en Rusia es la piratería. El mercado editorial ruso es muy grande pero también está muy pirateado, algo que hace que la gente se incline por esta opción y prefiera los ebooks o los libros escaneados a leer o comprar libros ellos mismos. Esto repercute seriamente ya que se estima que en Rusia tan sólo 12 personas se podrían ganar la vida como escritores frente a los miles de personas que en Estados Unidos o Reino Unido se ganan la vida con sus libros y la autopublicación.

La solución a este problema pasaría porque el estado, la Madre Rusia, incentivase el uso del libro como medio educativo, algo que no pasará ya que durante las últimas semanas el gobierno de Rusia ha activado varios impuestos sobre librerías como el impuesto de comercio o la abolición de derechos especiales que estaban en la era soviética y que abarataban el funcionamiento de una librería ( bajos alquileres, impuestos nulos, etc…)

Paradójicamente, tras varios años del fin de la Guerra Fría, Estados Unidos parece ser el polo opuesto de Rusia. Y mientras Rusia tiene la mitad de la población que no coge un libro, en Estados Unidos parece que está volviendo el libro de bolsillo gracias a la mediación del gobierno estadounidense.

Parece ser que están abocadas a ser las dos caras de una misma moneda, sin embargo el caso de Rusia me parece más grave ya que se corre el peligro de que el libro desaparezca de este país. Esperemos que la alarma llegue a Rusia (no sólo al resto del mundo) y decida cambiar las cosas, aunque puede que cuando llegue esto sea tarde ¿vosotros qué pensáis de ello?

Los mejores eReaders
Aprovecha la ocasión y hazte con alguno de los mejores eReaders del mercado a precios muy apetecibles
Outlet Kindle Kindle Paperwhite Kindle Oasis

2 comentarios

  1.   mikij1 dijo

    Bueno dices que más de la mitad de los rusos no leyeron ni un solo libro pero me gustaría tener datos de otros países para comparar. Sinceramente no creo que en España el porcenjate de población que lee sea del 50% ni de lejos o sea que…
    Pero si es verdad que 700 librerías no me parecen muchas para una ciudad tan gigante como es Moscú.

  2.   ivan romero dijo

    Viven en pedo !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *