Zola Books triunfa en las bibliotecas estadounidenses

Zola Books triunfa en las bibliotecas estadounidenses

Hace unos meses recibimos la noticia de que Zola Books compraba la empresa Bookish, una empresa que se especializaba en recomendar ebooks y títulos editoriales. El algoritmo de Bookish era y es bastante potente pero frente a los recursos de Amazon se quedaba bastante pequeño. En marzo, para solucionar este hecho, Zola Books llegó a un acuerdo con BiblioCommons para establecer el motor de Bookish en el catalogo y la website de la Biblioteca de New York.

Esta implantación parece que ha tenido bastante éxito y ahora la plataforma Bibliocommons ha incorporado la aplicación de Bookish a las webs de gran parte de sus clientes estadounidenses, lo que asciende a la friolera cifra de 67 bibliotecas públicas las que usarán el algoritmo de Bookish.

¿Cómo funciona Bookish?

Bookish es un algoritmo que en base a un titulo literario es capaz de manejar más de 500.000 recomendaciones. Es algo fácil, cualquier persona podría llegar a recomendar, 500.000 o 1 millón, sin embargo la grandeza de este algoritmo es que te perfila las recomendaciones en función de los temas que buscas o añades hasta perfilar las mejores recomendaciones para leer. El catálogo de Bookish alberga más de 1,7 billones (americanos) de títulos entre los que busca para recomendar, algo a destacar pero que pude volverse en contra de este recomendador.

Y decimos bien problema, porque Bookish estaba creado para competir con Amazon, un librería online, pero el catálogo de una biblioteca no es una librería online, por lo que no tiene mucho sentido tener un gran catálogo, si el catálogo principal es el de la biblioteca. Esto puede hacer que se cree un problema y el recomendador de Zola Books te recomiende un titulo que no tenga la biblioteca.

Opinión sobre Zola Books y Bookish

Como podéis ver Zola Books aún tiene que hacer muchas modificaciones, pero va a plantear muchos problemas a recomendadores habituales como el que posee Amazon o el de Kobo. Y aunque parezca una cosa nimia, es esta herramienta la esencia de empresas como la de Amazon, ya que todos cuando visitamos la tienda de Amazon, por poner un ejemplo, nos fiamos de su recomendador y muchos realizamos compras en función del recomendador. Imaginad que esta herramienta se supera y se exporta a otras webs o catálogos, la situación editorial cambiaría bastante ¿no creéis?

 


Escribe un comentario