Ya nadie lee al hidalgo Don Quijote de la Mancha

<embed src="http://vimeo.com/moogaloop.swf?clip_id=64411604" type="application/x-shockwave-flash" width="400" height="300"></embed>
En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda…”

Así comienza El Ingenioso don Quijote de la Mancha, a buen seguro la novela española más famosa escrita por Miguel de Cervantes, que fue “publicada” en el año 1605 y que tuvo una secuela en el año 1615 bajo el nombre de “El Ingenioso Caballero don Quijote de la Mancha”. Hoy vuelve a estar de actualidad este autentico bet seller porque según Mario Muchnik; “Nadie lee El Quijote en formato electrónico”.

Las palabras de este prestigioso físico y reportero gráfico están dando la vuelta al mundo y causando un gran revuelo en la red de redes pero si nos paramos a pensar a buen seguro terminaremos dándole la razón.

Y es que; ¿cuántos de vosotros habéis leído la al ingenioso don Quijote de la Mancha en sus aventuras y desventuras junto con Sancho Panza?. Yo puedo confesar tranquilamente que lo leí hace ya mucho tiempo y por obligación y jamás me he planteado volver a leerlo y mucho menos en formato electrónico. Por tanto yo estoy muy de acuerdo con las palabras de Muchnick.

Casi todo el mundo se sabe como empieza El Quijote y que un buen día este hidalgo español en su locura creyó ver gigantes y luchó contra ellos pero poca gente sabe por ejemplo hacer un resumen de la historia. Decir que he leído el libro más famoso de la literatura española da cultura, queda bien como se dice hoy en día y hace no parecer un inculto.

Voy a hacer una pregunta a la que espero que todos los que leáis este artículo respondáis en los comentarios de esta entrada, en el foro o a través de nuestras redes sociales, eso sí, con la mayor sinceridad posible; ¿has leído completo en alguna ocasión El Quijote?, en caso afirmativo; ¿te plantearías volver a leerlo en formato digital?.

Más información – The Beatles en formato digital y con forma de libro

Fuente – diarioinformacion.com


Categorías

eBooks

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para más señas, 30 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

8 comentarios

  1.   Alikindoy dijo

    Hola,

    yo tuve la suerte de que nadie me obligó a leer el Quijote en el colegio o el instituto. Suerte porque lo leí por iniciativa propia, lo que hace que se enfoque la lectura del libro de una forma bastante más positiva al no ser algo impuesto. Lo leí completo y disfruté como nunca. Me pareció divertidísimo en su día, y muchas veces revelador.

    Por otro lado, a estas alturas de la película te das cuenta de que necesitas varias vidas para leer los libros que consideras indispensables para tí. Esto ayuda a elegir mejor las lecturas, centrándome en lo que realmente me aporta algo o me interesa muy mucho. Así que lo de releer un libro no es algo que me plantee a la ligera. De entrada mi respuesta será siempre no.

    Dicho esto, sólo hay dos libros por ahora que quiero (y necesito) releer: Rayuela y el Quijote. Pero ninguno de los dos en formato digital, sino en papel, y en ediciones concretas. Estos dos libros se merecen un trato distinto al de una novela al uso que puedes leer a trozos en varios trayectos de bus o tren. Requieren tiempo, calma… En fin, que para estos dos libros me pongo bastante sibarita.

    Saludos

    1.    Guest dijo

      Buenas, al igual que Alikindoy no me obligaron a leerme el Quijote en el instituto sino que lo hice voluntariamente unos años después.

      En realidad, creo que es un error que te obliguen a leerlo y menos a una edad tan temprana porque ni se entiende ni se valora lo suficiente.

      He leído cientos de libros y el Quijote es mi favorito sin duda ninguna.
      Lo empecé a leer pensando que estaba sobrevalorado y que se exageraba cuando se hablaba de él pero nada más lejos de la realidad. Me quedé impresionado que un libro de hace más de 400 años pueda estar de tanta actualidad y que siga siendo tan divertido aun a día de hoy. No hay calificativos para describir la genialidad Cervantes a la hora de parodiar, satirizar e incluso hacer que los propios personajes del libro se burlen en la segunda parte del Quijote apócrifo.

      Para mí, este es precisamente uno de los libros perfectos para leer en formato digital, tanto por su extensión como por la posibilidad de subrayar y tomar notas fácil.

      Leo en el metro, a la ida y vuelta del trabajo y aproveché una edición que tenía mi hermano que estaba con letra muy pequeña y sin apenas márgenes pero que pesaba mucho menos.

      A mi no me gusta escribir en los libros y en este caso al no ser mío evidentemente no lo iba a hacer, pero es que el Quijote cada pocas páginas tiene alguna frase, párrafo o situación que te hace querer remarcar para la posteridad pero como digo, en su momento no puede hacerlo. Así que ahora lo tengo en mi Kindle preparado para ser leído y disfrutado de nuevo y en esta ocasión subrayando todo lo que quiera.

      Como digo, precisamente para mí el libro electrónico es perfecto para leer libros muy largos (tuve que llevar una mochila durante una temporada para poder transportar “Un mundo sin fin” sin romperme la espalda) y para libros que por su naturaleza den pie a tomar notas y/o subrayado.
      Y el Quijote cumple ambos requisitos.

      Un saludo!

  2.   Miguel Angel Cano dijo

    No, no he leido el Quijote, ni en formato digital ni en ningún formato, salvo algunos pasajes.
    Algo que he de reconocer que me llena de vergüenza. Espero poner remedio en breve, lo tengo en mi Kindle desde hace dos semanas a la cola.

  3.   ulysess dijo

    Sinceramente no me importaría volver a leerlo, ya que soy de los que obligaron en el instituto a leerlo y me lo he planteado, junto con otros clásicos de la literatura española.

    Es curioso que aprendemos a valorar estas cosas cuando tenemos cierta “experiencia” (por no decir edad).

  4.   César dijo

    Buenas.

    Al igual que Alikindoy no me obligaron a leerme el Quijote en el instituto sino que lo hice voluntariamente unos años después.

    En realidad, creo que es un error que te obliguen a leerlo y menos a una edad tan temprana porque ni se entiende ni se valora lo suficiente.

    He leído cientos de libros y el Quijote es mi favorito sin duda ninguna.
    Lo empecé a leer pensando que estaba sobrevalorado y que se exageraba cuando se hablaba de él pero nada más lejos de la realidad. Me quedé impresionado que un libro de hace más de 400 años pueda estar de tanta actualidad y que siga siendo tan divertido aun a día de hoy. No hay calificativos para describir la genialidad Cervantes a la hora de parodiar, satirizar e incluso hacer que los propios personajes del libro se burlen en la segunda parte del Quijote apócrifo.

    Para mí, este es precisamente uno de los libros perfectos para leer en formato digital, tanto por su extensión como por la posibilidad de subrayar y tomar notas fácil.

    Leo en el metro, a la ida y vuelta del trabajo y aproveché una edición que tenía mi hermano que estaba con letra muy pequeña y sin apenas márgenes pero que pesaba mucho menos.

    A mi no me gusta escribir en los libros y en este caso al no ser mío evidentemente no lo iba a hacer, pero es que el Quijote cada pocas páginas tiene alguna frase, párrafo o situación que te hace querer remarcar para la posteridad pero como digo, en su momento no puede hacerlo. Así que ahora lo tengo en mi Kindle preparado para ser leído y disfrutado de nuevo y en esta ocasión subrayando todo lo que quiera.

    Como digo, precisamente para mí el libro electrónico es perfecto para leer libros muy largos (tuve que llevar una mochila durante una temporada para poder transportar “Un mundo sin fin” sin romperme la espalda) y para libros que por su naturaleza den pie a tomar notas y/o subrayado.
    Y el Quijote cumple ambos requisitos.

    Un saludo!

  5.   Seba Gómez dijo

    Me has animado a volver a leerlo, desde el colegio que no lo leo (además sólo la primera parte).
    Hace tiempo estoy volviendo a leer todos eso libros que desde pequeño leí o no pude leer por distintos motivos.

  6.   sentoben dijo

    Hola, ¿que tal?

    Aunque ya tiene un tiempo, acabo de leer el artículo y quisiera plantear una cuestión al autor del mismo. Según he entendido, indicas que estás de acuerdo con la opinión de Muchnick cuando dice: “Nadie lee el Quijote en formato electrónico”.

    Tu mismo dices que “jamás me he planteado volver a leerlo y mucho menos en formato electrónico”.

    Tengo cierta curiosidad por saber cuales son los motivos por los que no se puede leer el Quijote en formato electrónico, y la verdad es que no entiendo que diferencia puede haber entre el Quijote y otros libros que, según este argumento, si que serían más adecuados para ser leídos en un aparato electrónico.

    No estoy hablando de la dificultad que pueda acarrear a un lector acometer una lectura compleja o pesada, como pueda ser la del Quijote. Lo que me pregunto es que, una vez se ha decidido iniciarla, ¿por qué el formato electrónico es desaconsejable?

    Después de leer su entrevista, entiendo que Muchnik es un defensor acérrimo del libro en papel y tiene una opinión ciertamente negativa sobre los libros electrónicos. Supongo que su condición de editor algo tendrá que ver. Lo que me resulta extraño es que en un sitio cómo éste, dedicado al mundillo digital, se pueda estar de acuerdo con esa posición. Es posible, quizá, que yo no haya entendido correctamente ninguno de los dos artículos. Si es así pido disculpas.

    Pues nada, espero no haber molestado demasiado al reabrir el tema y un saludo a todos

  7.   Inés dijo

    Hola,
    Lo he leído y releído por partes.
    No lo volvería a leer en formato electrónico, a pesar de que lo tengo en mi kindle, porque me resulta incómodo para volver atrás si quiero repasar algo de lo ya leído, buscar algún dato o simplemente ir a alguna parte en particular.
    Saludos,
    Inés

Escribe un comentario