Txtr GmbH y ReaderLink: acuerdo de distribución de ebooks en EEUU

Hace poco hablábamos en el blog del Beagle, un lector electrónico de la empresa alemana txtr GmbH que tenía previsto su lanzamiento por tan solo 9,90 €, un precio muy interesante a pesar de las limitaciones que presentaba el lector, ya que al carecer de sistema operativo y de conectividad por USB o wifi, se convertiría en poco más que una especie de periférico para un dispositivo Android.

Sin embargo, aunque pueda carecer de interés como lector electrónico propiamente dicho, no podemos descartarlo como un “periférico” atractivo para nuestro móvil o tablet. Todo dependería de las condiciones de uso, la disponibilidad de títulos y lo asequible que pueda ser la biblioteca disponible.

Por eso, no podemos perder de vista el acuerdo que txtr GmbH y Digital ReaderLink han firmado para que ReaderLink se convierta en socio exclusivo para la distribución de libros electrónicos para txtr en librerías independientes y otro tipo de establecimientos en Estados Unidos pertenecientes a la red de distribución de ReaderLink.

Por si no lo sabéis, ReaderLink es el mayor distribuidor de libros de Estados Unidos en canales que, al menos en España, podríamos llamar “no habituales”. En otras palabras, cualquier tienda que no sea una librería: grandes almacenes, tiendas de alimentación, kioskos, droguerías, etc.

La oferta de de txtr GmbH, basada en la nube, permite a los lectores comprar sus libros electrónicos en cualquiera de las tiendas que forman parte de la red de distribución de ReaderLink, permitiendo a esos minoristas ofrecer libros digitales a sus clientes. No olvidemos que en ese tipo de comercios se vende (al menos en Estados Unidos) una gran cantidad de libros en papel, así que para sus clientes puede resultar muy interesante la venta de libros digitales de forma cómoda, fácil y asequible.

Obviamente, aunque he mencionado el Beagle, txtr GmbH y Digital ReaderLink no tienen por qué limitarse a él, de modo que cualquier lector electrónico o tablet es un buen cliente potencial. El principal objetivo es hacerse un hueco entre los dos gigantes que prácticamente copan el mercado estadounidense, todo un reto intentar crear una alternativa sólida y viable utilizando el comercio minorista y los canales alternativos de distribución de libros, pero algo muy de agradecer para los consumidores que, casi siempre, salimos beneficiados con la existencia de una sana competencia.

Es un enfoque que mantiene en cierto modo la relación entre el lector y el distribuidor y a la vez permite al comprador acceder a la oferta como lo ha hecho siempre (sobre todo porque en muchas ocasiones el lector en papel es también lector en digital). Aparte de esto, la presencia del libro digital en el punto de venta habitual invitará a acercarse, a probar, a interesarse por el libros electrónicos a aquellos lectores que no habían entrado en contacto con ese mundo hasta el momento.

Asimismo, los lectores podrán encontrar asesoramiento sobre los lectores electrónicos más adecuados para sus necesidades. Por tanto es un tipo de distribución que puede (y debe) involucrar tanto a distribuidores de libros como a distribuidores de dispositivos de lectura.

Hace tiempo que el mercado del libro español está barajando el lugar que los libreros podrán ocupar en el futuro de la lectura. Hasta el momento, la sensación es que se aferran a su papel de asesores e intermediarios entre clientes y autores que hasta ahora han desempeñado, “demonizando” en cierto modo al libro electrónico que parece abocarlos a la extinción.

Sin embargo, este tipo de iniciativas puede ofrecer un camino de salida a los libreros que podrían pasar a convertirse en asesores u orientadores en relación con el “universo” que forma el libro electrónico, no solo como vendedores de libros, sino presentando al lector las posibles alternativas existentes en cuanto a formatos, lectores, etc.

Claro que esto implica reciclarse y recibir formación, en lugar de limitarse a lamentar la nueva situación que se les echa encima y no todos los libreros estarán dispuestos a ello, pero puede resultar una alternativa viable para cierto número de ellos.

Ya sé que el mercado estadounidense y el español son completamente diferentes, pero ¿os parece que una iniciativa similar podría funcionar aquí? ¿De qué manera?

Más información – ¿Un e-reader por 9,90 euros?, conoce el nuevo eReader Beagle

Fuente – txtr and ReaderLink Digital Team Up in US to Sell eBooks at Retail Outlets


Escribe un comentario