Todd Humphrey abandona ( también ) Kobo

Todd Humphrey abandona ( también ) Kobo

A principios de este año os anunciábamos la marcha de Michael Serbinis, el fundador y alma mater de Kobo Books, una de las mayores empresas del mundo del eReader, semanas más tarde, el presidente impuesto por Rakuten pasaba a la sombra para poner la imagen de Tamblyn, más acorde con la idea de continuidad. Pero ahora, esta continuidad que Rakunten quiere dar a sus clientes, tanto a los antiguos como a los nuevos, se ha roto definitivamente. Todd Humphrey, uno de los artífices de Kobo, junto a Tamblyn y a Serbinis ha abandonado Kobo Books y más aún, este abandono ha sido para irse con Michael Serbinis y embarcarse juntos en una startup, sin embargo este proyecto, sorprendentemente no tienen nada que ver con los ebooks, por lo que además de no hacer saltar las alarmas, el mundo del eReader no parece haberse inquietado mucho.

Todd Humphrey, desconocido pero esencial

Como hemos dicho, la marcha de Tood Humphrey no ha sido muy sonada, desde las fuentes oficiales, el Café de Kobo, web que se ha limitado a realizar los cambios oportunos, hasta los propios blogs dedicados a este mundillo, los cuales se han dado cuenta cuando Humphrey y Serbinis han anunciado sus primeras grandes negociaciones en el blog del proyecto, el Proyecto Everlong.

A día de hoy,  se desconoce mucho sobre el Proyecto Everlong, el cuál ha creado Todd Humphrey junto con Michael Serbinis, sólo se sabe que está relacionado con el mundo de la salud y con la tecnología, pero poca cosa más. Lo que por un lado ha facilitado a su desconocimiento ( y puede que también a su éxito) ya que si hubiera hecho algo relacionado con los ebooks, tal ignorancia hubiera sido imposible.

Kobo ¿un gigante con los pies de barro?

Con Humphrey, ya son dos los que abandonan el barco de Kobo y qué dos: por un lado está uno de los fundadores y de los impulsores de su éxito, algo difícil de encontrar en el mercado laboral; en el segundo caso, Humphrey realizó un esencial papel ya que es el artífice de las relaciones internacionales de Kobo, de los proveedores y de algunos aspectos financieros de la empresa.

Junto a esto, hay que tener en cuenta que los conflictos judiciales de Kobo con el gobierno canadiense y con algunas editoriales aún no se han solucionado, por lo que realmente, aunque Kobo sea un gigante, su debilidad es patente y parece que se ha convertido en un gigante con los pies de barro. Ahora bien, la siguiente pregunta es ¿Quién será el siguiente? ¿caerá en picado como le pasó a Barnes & Noble? ¿cuál será el futuro de Todd Humphrey y de Serbinis?


Escribe un comentario