Te cambio tu smartphone por un eReader; ¿aceptarías?

eReader

Hace ya mucho tiempo que estoy convencido que los adolescentes cada vez leen menos y con ello cada vez son menos conocedores de muchas cosas. Hace no demasiados años los padres obligaban a sus hijos a leer libros de vez en cuando y cada Navidad debajo del árbol se encontraban un libro que a casi nadie gustaba pero que todos acababan o mejor dicho acabábamos.

Hoy en día la mayoría de adolescentes no leen más que los libros que son obligatorios en el colegio o instituto y muchos ni eso porque recurren a la red de redes para copiar un resumen o poder ver los trabajos que han realizado otros alumnos y colgado posteriormente en alguna página web diseñada para gente con pocas ganas de estudiar y trabajar.

Yo recuerdo en mi infancia cuando los cuentos de Disney eran mis libros favoritos y como ya un poco más mayor me enamoró Celia con sus historias o las muchas noches que pasé con Mario y sus horas. Además con todos esos libros aprendí cientos de cosas de la vida, a escribir e incluso a tratar a mis amigos.

Ahora los adolescentes leen y mucho pero nada que esté fuera de la pantalla de su dispositivo móvil donde las faltas de ortografía que cometen son verdaderas atrocidades y las historias narradas son un motón de palabras en ocasiones sin orden ni sentido.

Si a ellos les propusiera cambiarles su smartphone por un eReader muchos a buen seguro me tildarían de loco y demente pero a buen seguro que si aceptaran se abriría ante sí la posibilidad de sumergirse en interesantes historias que a buen seguro les aportaría mucho más de lo que les aporta su dispositivo móvil último modelo.

Ojalá la juventud de hoy en día leyera mucho más y dejara un poco de lado su smartphone porque a buen seguro el día de mañana podrían decir orgullosos que hace no mucho tiempo leyeron un libro de Miguel Delibes o de Antoine de Saint-Exupéry.

¿Me cambiarías tu smartphone por un eReader?.

Más información – Un 63% de los españoles se declaran lectores de libros


Categorías

eBooks, eReaders

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para más señas, 30 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

5 comentarios

  1.   Juan I. Sartti dijo

    Estimado:

    Soy asiduo lector, tanto de este blog como de libros en general, al punto que mi esposa dice que si no tuviera nada para leer, leería la guía telefónica (el argumento es pobre pero ¡que reparto!…).
    En fin, he leído muchísimos de los artículos que publican y éste en particular me ha llamado la atención. Primero por lo acertado de tus palabras; y segundo, por lo preocupante que me significa como padre de una niña de 6 meses.
    Pero, y es un pero muy significativo, creo que la mayor culpa la tenemos los mayores de esos jóvenes, porque es nuestra responsabilidad el inculcarles el hábito de la lectura, al igual que lo hicieron en su momento con nosotros.
    Mi propuesta es, entonces, que, más allá de seguir disfrutando como lectores, actuemos como divulgadores y promovamos en la juventud que nos rodea el gusto de leer un buen libro.

    Saludos cordiales, Juan

    1.    noseres dijo

      Totalmente de acuerdo. Yo recuerdo siempre como mi padre leia y cuidaba sus libros, y claro ahora de grande yo hago lo mismo.

    2.    Gonzalo Cuesta dijo

      No te preocupes, yo también soy un lector empedernido, y lo que es seguro es que si tus hijos te ven leer, ellos haran los mismo, te lo digo por experiencia.
      Un saludo

  2.   Jesús Jiménez dijo

    Uy, ese tonito de “esta juventud está echada a perder, ¡en mis tiempos las cosas eran mejores!”, que me huele a abuelo cebolleta 🙂

    Seamos realistas, ni ahora ni antes leía ni el tato. Sí, todos los que nos pasamos por aquí podemos contar historias maravillosas de infancias llenas de libros… ¡pero es que resulta que estamos en un blog de libros! No somos representativos de un pimiento.

    Y aun aceptando que antes se leyera un poco más, porque igual no había TV, internet o cosas así y no quedaba otra, creo que también hay que considerar que todos esos jóvenes de hoy día que leen webs, Facebooks, Twitters y Whatsapps también están leyendo y escribiendo (de hecho están expuestos a muchas más letras que los de hace X años que se pasaban el día en la calle con los amigos).

    También resulta que los libros de Harry Potter se venden por millones. ¿Que no es una obra cumbre de la literatura? No nos pongamos tan dignos, leñe, que parece que nosotros de jóvenes empezásemos por las obras completas de Zorrilla. Que empiecen por donde quieran, pero que empiecen. Como si es con el Marca. Luego ya le pillarán el gusto, se les quedará corto el Harry Potter, y buscarán más.

    Y, sobre todo, lo que no funciona es abroncar a los hijos sobre lo poco que leen mientras uno está en el sofá viendo la TV. Como en casi todo, lo que mejor funciona es el ejemplo.

  3.   Javi dijo

    Hombre a mi me gusta mucho leer… pero si me ofreces un Iphone 5 por mi Kindle te lo cambio a la voz de ya, jajaja.

Escribe un comentario