He sido devorado por Amazon

Francia

A buen seguro algunos de los que nos leéis a diario estáis deseando no solo que Amazon me devore sino que me triture y me arroje en un mar muy lejano pero por el momento tan sólo he sido devorado simbólicamente por Amazon y en concreto por una Kindle Fire HD que ha llegado a mis manos.

Y es que si hace unos días me preguntaba si el tener un eReader haría que leyéramos mas hoy puedo afirmar que tener una Kindle Fire de HD no sé si hace leer más pero sin duda alguna hace que compremos muchos más libros y otro contenido digital de todo tipo.

Una sola semana probando una Kindle Fire HD, la cual podréis ver totalmente analiza en este mismo sitio web en próximos días ha servido para que me gaste un auténtico dineral en libros digitales dad la facilidad para acceder a libros que no se encuentran en todos los sitios y sobre todo a eBooks de una forma fácil, cómoda y sobre todo barata.

Siempre pensé que el negocio alrededor del contenido digital que había montado Amazon era un poco irreal y que a buen seguro inflaban en gran medida los beneficios que de él decían que tenían pero después de esta experiencia con la tablet de la firma que dirige Jeff Bezos me he dado cuenta de que eso no es así.

Comprar es lo más sencillo del mundo y todo está orientado a ello pero es que además las facilidades son enormes y el catalogo interminable. Los precios además ayudan y mucho ya que por menos de 10 euros puedes comprar hasta cinco libros de los temas más extraños.

He sido devorado por Amazon y concretamente por una Kindle Fire HD así que espero me sepáis perdonar que os deje aquí plantados pero tengo muchos libros a cual más interesantes pendientes de una lectura.

¿Alguna vez has sido devorado por Amazon y su contenido digital?.

Más información – La Kindle Fire HDX y la renovada Kindle Fire HD ya están disponibles en España


Un comentario

  1.   Toni Barrera dijo

    Yo lo fuí desde q compré mi Kindle Keyboard… Y la verdad me encanta! Leo un montón y a buen precio. Y si no fuese por la avaricia de los editores españoles, aún más.

Escribe un comentario