Queridos Reyes Magos: quiero un frankenlector

Frankenlector

He sido muy buena este año y, por aquello de ser magos, sé que podréis hacerme el regalo que pido. Tengo que confesar que quiero con locura a cualquiera de mis lectores, tienen sus defectillos, pero todos ellos me han proporcionado muchas horas de entretenimiento y no quiero ser desagradecida. Sin embargo, en un momento o en otro, he soñado con un frankenlector y seguro que sus Majestades de Oriente (o Harry Potter) pueden hacer algo para conseguírmelo.

Pero, ¿qué es un frankenlector? Pues muy sencillo, seguro que todos sabéis a lo que me refiero, porque no me negaréis que en algún momento no habéis imaginado el lector ideal, el que tiene todo lo que nos parece mejor de todos los lectores que conocemos y alguno que nos inventamos, el que tiene esa función que en un momento dado hemos echado de menos mientras leemos, ese que puebla nuestras fantasías y que nos guiña un ojo desde algún rincón de nuestra imaginación.

A mí me da igual que lo haga Melchor, Gaspar o Baltasar, yo describo el lector de mis sueños y sus majestades verán lo que pueden hacer, pero lo quiero ver este año debajo del árbol. Ya aviso desde aquí, es un lector de ensueño lo cual tal vez (pero sólo tal vez) equivalga a un lector poco realista.

En primer lugar la pantalla, la quiero grande, de 10″. Sé que mucha gente considera que el lector de 6″ es ideal, pero cuando pruebas uno de 9,7″ te das cuenta de que no hay color. Los cómics y el manga se leen mejor, lo mismo que los libros técnicos e incluso las novelas; el tamaño es muy similar a un libro normal, de los de tapa dura, así que da gusto leer en él. Y que sea una pantalla buena (de tinta electrónica, por supuesto), de esas tan blancas que el contraste con las letras negras es casi perfecto y, a ser posible, con una buena resolución HD. Pedirla en color sería pasarse, ¿no?

Por supuesto, la pantalla táctil capacitiva, pero con botones laterales. Ahora buena parte de los lectores con pantalla táctil tienden a eliminar los botones de control, aunque a mí me parecen muy útiles.

Parte inferior de un Sony PRS-505

Si nos vamos a un lector grande, el peso es el gran inconveniente, porque todos los que conozco rondan el medio kilito, pero como es ideal y de ensueño, podemos hacerlo esbelto, etéreo, fabricado con nanopartículas de nube… Sé realista, Irene, que pese al menos 250 gramos porque pedir un peso similar al del PRS-T1 o el T2 sería temerario, ni siquiera los Reyes Magos podrían lograrlo.

En cuando la capacidad de almacenamiento, la pediría ilimitada, pero una cosa es soñar y otra decir tonterías. Creo que con 8 GB y un par de ranuras de memoria sería suficiente, en eso se parecería a los viejos Sony, como mi PRS-505, con dos ranuras de memoria para SD y Stick  Pro Duo.

La carcasa de aluminio, nada de plásticos por muy logrado que esté el plástico ahora. Con esto no digo que las de plástico no sean aceptables, de hecho, son en cierta medida responsables del abaratamiento de los dispositivos, pero prefiero el aluminio. Y, puestos a elegir, escogeré algo que me gusta del Papyre o del Sony T1 y T2, el colorido, que cada uno pueda decidir el color que realmente le guste, no solo el gris, el blanco y el negro más habituales.

Parte superior de un Sony PRS-505

Un buen procesador, ahora se están moviendo en torno a los 800 mHz, pero dado que vamos a meter más libros en él, que tenga un poco más, que llegue a los 1000 ó 1200, por ejemplo.  Y esto acompañado de una memoria que le dé vida, que permita manejar con soltura los libros, las notas, las imágenes o, incluso, el audio.

Sobre la luz no me he decidido todavía, en principio me conformaría con una buena lámpara adicional que no produjese incómodos reflejos. Aunque si se consiguiese una iluminación frontal decente, uniforme, sin reflejos ni zonas más oscuras, sería muy interesante la opción.

Es importante que sea multiformato, que soporte al menos los estándares más comunes: ePUB, pdf, fb2, cbz, cbr, etc. Y por supuesto que utilice la función de búsqueda en diccionarios, que tan útil resulta mientras lees.

Una función que no todos los lectores incluyen pero que es sumamente interesante es el Text To Speech, que no es otra cosa que la capacidad del lector para “leer” en voz alta cada uno de los libros. Así que la quiero, y que no suene a lata, sino que sea una voz natural.

Obviamente es imprescindible que disponga de wifi configurable, que resulta muy útil, entre otras cosas, para acceder al OPDS de mi Calibre en cualquier parte del mundo.

Y finalmente, quiero una funda chula, como las de Tuff-Luv, pero claro, como no será un lector de los tradicionales será difícil encontrar una funda que se ajuste perfectamente a él. Lo mismo toca hacer una frankenfunda para un frankenlector.

Pues ya está, uniendo piezas de aquí y de allí hemos creado el lector más deseado del momento (a ver si alguna empresa toma nota y nos lo fabrica, en caso de que los Reyes Magos no vean Bricomanía).

Como habéis visto, es un artículo para expresar sueños, así que sentíos libres de hacerlo. ¿Qué características tendría vuestro lector ideal?

Una pequeña actualización que incluya vuestras sugerencias:

  • Que sea bonito (gracias Morgan).
  • Que pueda recibir contenido vía e-mail (tipo Kindle) y con posibilidad de recibir contenido a través de redes sociales y sincronizar con Evernote (gracias, Luis).

Más información – Calibre y el sistema de suscripción OPDS


Categorías

eReaders

Irene Benavides

Soy Licenciada en Historia por vocación y, también por vocación, acabé dedicándome a la corrección de textos. Siempre he sido una gran... Ver perfil ›

4 comentarios

  1.   Morgan dijo

    Uy, Irene, se te ha olvidado perdir que sea bien bonito.

    1.    Irene Benavides dijo

      Cierto, uno como el de la imagen inicial, todo lleno de tornillos y con pelo verde no sería tan “ideal”. Gracias por recordármelo y feliz 2013.

  2.   Luis dijo

    Genial el frankenlector, sólo le añadiría una opción más, que pueda recibir contenido vía email, tipo kindle (¿hay algún otro lector que lo tenga?)

  3.   Luis dijo

    Ahh y con posibilidad de compartir contenido a través de redes sociales, pero sobre todo con Evernote!!!

Escribe un comentario