¿Qué le ocurre al Nook de Barnes & Noble?

Modelos de Nook

Llevamos varias semanas escuchando rumores, avisos y advertencias sobre los problemas que la empresa Barnes & Noble está teniendo con el Nook. A pesar del enorme crecimiento de las ventas de dispositivos de lectura y tablets durante la campaña navideña, los resultados de Nook han sido bastante más “flojillos”.

Tal vez llamarlos “flojillos” sea pecar de optimistas, porque aunque a lo largo de 2012 la expectativas de crecimiento de B&N eran muy prometedoras, y todo apuntaba a que coronarían el camino del éxito iniciado con el nacimiento de Nook en 2009, el último trimestre del año y, especialmente, la campaña navideña dieron al traste con esas esperanzas.

Aunque durante 2012 recibiese importantes inyecciones de liquidez por parte de Microsoft o de Pearson y las críticas de sus dispositivos fuesen muy positivas, cuando se produjo el boom de las tablets, la parte del pastel que se llevaron en Barnes & Noble fue muy inferior a lo esperado en beneficio de Apple, Samsung, Amazon o, incluso, Google.

Ante estos resultados decepcionantes, parece que están decididos a dejar un poco de lado el desarrollo de dispositivos (lectores electrónicos y tablets) para centrarse en el desarrollo del catálogo digital. Por lo visto no van a abandonar completamente el desarrollo de dispositivos pero, a partir de este mismo jueves, reforzarán su colaboración con otras empresas fabricantes de hardware (como Samsung o Microsoft) a las que ofrecerán contenido.

Nook

No es extraño que su objetivo sea mejorar y ampliar su oferta de contenidos ya que, frente a la caída en la venta de dispositivos, mantienen una cuota de mercado nada desdeñable, cercana al 25% de las ventas de los libros digitales y un porcentaje aún mayor en las revistas.

Sin embargo, resulta llamativo que, justo en el momento en el que grandes empresas europeas del mundo editorial y las comunicaciones se lanzan a la creación de proyectos que pretenden competir con Amazon, tanto en el campo de los contenidos como en el de los dispositivos, sea el Nook (que desde su nacimiento se perfilaba como  el más serio competidor de Amazon y su Kindle) el que va camino de desaparecer.

Shaw Wu, analista de Sterne Agee, considera que en un campo tan competitivo como es el de las tablets, donde lo fundamental (aparte de un buen dispositivo) son las aplicaciones, B&N no puede competir con empresas como Apple o Google que poseen recursos que casi se podrían considerar ilimitados.

A corto plazo, aparte de abandonar el desarrollo del Nook, se plantean el cierre durante el próximo año de 15 de las 677 tiendas que poseen en EEUU, las 15 que actualmente no resultan rentables, e irlas reemplazando a un ritmo más pausado. Simultáneamente se centrarán en reforzar su posición en el ámbito del desarrollo y la distribución de contenidos digitales en el que, como ya comentamos, su fortaleza es indudable.

Más información – Tolino Shine: el nuevo lector con Android

Fuente – Actualidad Gadget, New York Times


Un comentario

  1.   Manolo dijo

    Todo lo que sea menos competencia es muy negativo.
    Aunque tampoco soy fan de B&N: me parece mal que no se pueda comprar sus ebooks en España

Escribe un comentario