Papa, ¿hasta cuando vas a seguir comprando libros?

Libros

Si hace unos días la protagonista de uno de nuestros artículos era nuestra madre con; “Mama quiero un eReader” hoy el protagonista es nuestro padre que suele ser una persona enamorada de los libros que le da la espalda al mundo de los libros digitales y al que yo por lo menos muchas veces le he preguntado; ¿hasta cuándo vas a seguir comprando libros?, claro está en formato papel.

Y es que mi casa y a buen seguro la de muchos de vosotros parece una biblioteca con libros apilados por todos los sitios que incluso en algunas ocasiones ya impiden el paso a determinados lugares.

La pregunta que hoy da título a este artículo creo que se la puedo haber formulado a mi padre cientos y cientos de veces e incluso le he llegado a regalar un eReader que de forma disimulada días después devolvió en la tienda donde lo compré porque su amor por los libros en formato papel parece por el momento insuperable.

Las excusas para seguir comprando libros en formato papel suelen ser muchas, desde la típica de me gusta más leer como se ha hecho toda la vida, pasando por la de que no entiendo cómo van esos “cacharros” y hasta llegar a la que puede tener un poco más de lógica y que justifica la compra de libros diciendo que algunos no existen en formato digital.

Cientos y cientos de excusas que empieza a dejar de ser buenas razones cuando caminas por el pasillo tratando de no derribar las colecciones de libros amontonadas o te sientas en la taza del baño y te das cuenta que en vez de un baño parece una pequeña sala de la Biblioteca Nacional.

Mi padre empieza a estar convencido de comprarse un eReader y pasarse al mundo digital aunque ya nos ha anunciado que tardará un tiempo en poder adaptarse y que por supuesto nos olvidemos de tirar o recolocar ningún libro tal y como ha hecho Francisco Marhuenda pero sin duda ya hemos conseguido que nuestro futuro no sea vivir entre libros que nos permiten disfrutar de nuestra casa.

Ahora quiero que tú me cuentes la relación de tu padre o de tu madre con los libros a través de los comentarios de esta entrada, de las redes sociales en las que estamos presentes o bien en nuestro foro.

Más información – Mamá quiero un eReader Francisco Marhuenda, el director de “La Razón” tiene una biblioteca con 30.000 volúmenes

 


2 comentarios

  1.   JMYuste dijo

    En mi casa se ha leído siempre. Hay libros en casi todas las habitaciones de la casa y siempre recuerdo a mis padres con alguno en las manos o cerca; pero de unos años para acá, poco a poco, tanto mi madre como mi padre habían dejado la lectura como entretenimiento.

    El año pasado le regale a mi madre un kindle y su pasión por la lectura ha resucitado. Es una alegría verla siempre con el aparatito disfrutando de nuevo con la lectura. Según ella, el poco peso, la facilidad para llevarlo siempre encima, el poder aumentar la letra cuando lo necesita o la posibilidad de cambiar rápidamente de libro cuando se aburre de alguno (pasa pocas veces) la han enganchado (incluiría también el factor de presumir delante de las amigas lo moderna que es leyendo en un ebook :D). Últimamente casi va a libro por día con el consiguiente problema para los hijos, que le gestionamos la biblioteca. Ya no sabemos que más darle para que devore 😀 :D.

    Con mi padre intentamos repetir el exito y estas navidades le regalamos otro kindle pero en su caso no ha funcionado. Por cuestiones laborales lee mucho, consultas para escribir, pero el kindle casi ni lo toca y se le descarga solo en la mesita de noche sin que apenas haya leido alguna página en él, una pena.

  2.   rambutan dijo

    La pregunta es, si los gobiernos están tan interesados en la ecología que prohiben que se regale bolsas de plástico (no su utilización), que el reciclaje lo hagan los ciudadanos gratis sin recibir nada a cambio a diferencia de los países nórdicos… ¿Cuando se pondrá un impuesto especial o se prohibirá imprimir en papel ahora que tras varios milenios hay una alternativa a tener que deforestar para poder leer?

    Mi respuesta es que no lo harán, a los gobiernos les importa una mierda la ecología, solo el dinero, sobre todo el que se puedan embolsar o suizar (si asi fuese a mi me regalarían bolsas de papel en los centros comerciales porque se habría prohibido el plástico, pero no yo pago la bolsa si la quiero…). En resumen parece lógico que si alguién quiere árboles muertos decorativos en sus estanterias pague bien pagado por ellos ahora que ya no es necesario este mal hábito antisocial. Propongo un impuesto especial del 100 % sobre el papel ya, o directamente que se prohiba la venta de libros ( novelas) en papel. Esta si que sería una medida de ecología.

Escribe un comentario