Los ex libris se ponen de moda

Los ex libris se ponen de moda

Cómo siempre decimos, los ebooks no son nada malo, al contrario, en muchas ocasiones suelen mejorar lo que tenemos con un libro tradicional. No me canso de decirlo y no me cansaré. Lo último que ha traído el uso de los ebooks es el resurgimiento de los ex libris, esta vez ex libris digitales, pero ex libris al fin y al cabo.

Para aquellos que no conozcáis los ex libris o no los conocisteis ( yo personalmente ya no viví la época de esplendor de los ex libris), los ex libris son marcas de agua que se hacían en algunas páginas de los libros indicando datos del dueño, como el nombre, los apellidos, la fecha de compra o el escudo de su familia. Hasta el siglo pasado, tal fue la moda que se ha creado colecciones de estas singulares páginas, colecciones que están registradas en la Real Biblioteca de Patrimonio Nacional.

Los ex libris digitales pueden ser caprichos caros o totalmente económicos

Ahora,estas marcas se han digitalizado y ya no son simples páginas con datos personales, sino que son verdaderos homenajes que tienen como punto final un libro. Lo más habitual es adaptar los datos de la persona que queremos homenajear al modelo establecido por la biblioteca o corporación y luego este ex libris digital se enlaza con un único libro o ebook. Claro está estos ex libris no son nada baratos y si hace trescientos años, sólo las familias nobiliarias y ricas podían hacer este encargo, ahora solo los ricos pueden permitirse este lujo, ya que muchos de estos ex libris digitales se dan en bibliotecas universitarias y federaciones de bibliotecas.

Pero también existen otros ex libris más económicos: los realizados a mano, ya que si podemos hacer un ebook con nuestro ordenador, ¿ cómo no vamos a poder hacernos un ex libris? El proceso sería sencillo y tendríamos que enlazar la imagen que imitase a los antiguos ex libris al ebook que queramos. También podemos encontrar ex libris que respetan sus orígenes, como el usado por Seebook para sus tarjetas, marcas de las cuales ya hablamos en su momento y que cómo no,son totalmente económicas, por lo menos respecto a los ex libris de las universidades.

Como podéis ver, hay cosas que se mejoran con el tiempo y el uso de ex libris digitales es una de ellas, ahora estamos recuperando una vieja tradición que tiempos atrás existía y que habíamos perdido. ¿Alguien se anima a realizar el suyo propio?


Escribe un comentario