Los domingos son para leer

Rincón de lectura

Cada vez tengo más claro que los domingos de invierno son el día más desperdiciado de toda la semana y el único que casi de forma completa, muchas personas, podemos dedicar a leer. Tan sólo es media tarde y ya he intentado hacer de casi todo, y todas las actividades me han terminado por llevar al sillón donde habitualmente tengo bien colocaditos y esperando algunos de mis libros preferidos, y además aquellos que estoy leyendo.

Madrugué con la excusa de hacer muchas cosas atrasadas del trabajo, pero todas las buenas intenciones acabaron tras un café y una tostada en el sofá abrazando un libro y con la televisión puesta para tener algo de compañía.

Del sofá al sillón y del sillón al jardín pasando por la cocina para comer algo han sido las siguientes paradas, siempre con un libro bajo el brazo.

Creo que hacer otra cosa los domingos no son viables, la televisión tiene una programación para que no la enciendas, las nubes jarrean agua para que no salgas y todos en casa han encontrado algo que hacer para condenarte a un domingo excepcional sumergido en la lectura y de vez en cuando en la música.

Los domingos son para leer, aunque muchos me diréis que es mentira, y yo ya os digo que es mentira también. Para que los domingos sean para leer es necesario que se alineen varios planetas, para que tu pareja encuentre un entretenimiento sin ti y tus hijos se queden absortos frente a la tele o al ordenador, o incluso porque no leyendo un libro.

Todo esto es muy difícil que ocurra, pero hoy ha ocurrido y puedo afirmar que los domingos son para leer, así que si no os importa, voy a continuar aprovechando mi domingo y me voy a pasar por la cocina para coger algo de comer y de beber, para después poner rumbo a mi sillón favorito donde me espera una gran lucha de templarios.

¿Los domingos son para leer?.


Categorías

eBooks, Libros

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para más señas, 30 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   mikij1 dijo

    Aún lo comentaba ayer. Estar sentado en un sofá relax con un libro y una taza de café o cacao (o lo que sea) al lado en las frías tardes de domingo de invierno es un placer. Sin duda.

Escribe un comentario