Las bibliotecas estadounidenses cobran por su uso

Las bibliotecas estadounidenses cobran por su uso

Con la llegada de la crisis, sobre la mesa de muchas bibliotecas se ha puesto el dilema sobre si cobrar o no cobrar por el alquiler de los libros. Un tema que ha tenido una contundente respuesta en España pero no tanto en otros países. Hace unos días salió la noticia sobre el aumento de bibliotecas estadounidenses que empiezan a cobrar por su uso o por sus servicios, algo que en Estados Unidos está siendo popular y que en países como en España es claramente impopular.

Origen del problema

El funcionamiento bibliotecario ha evolucionado mucho desde sus inicios dónde el dinero se destinaba a mantener el edificio dónde se alojaban los libros o a pagar el sueldo del bibliotecario. Actualmente, las bibliotecas ofrecen muchos servicios que tienen un coste así como la adquisición y reposición de títulos editoriales para la satisfacción de sus usuarios. Estos costes se suelen cubrir con dinero público pero a veces alguien corta el grifo y la biblioteca lo pasa muy mal. Las bibliotecas estadounidenses han conseguido crear un fórmula por la cuál sus usuarios pagan por unos servicios que ofrecen las bibliotecas a través de terceros.

Overdrive y Hoopla, dos clásicos en las bibliotecas estadounidenses

Aquí ya hemos hablado a veces de Overdrive, un servicio de ebooks para bibliotecas. Este servicio se ha visto ampliado con la ayuda de editoriales que prestan sus títulos editoriales a cambio de un pequeño anuncio o de la posibilidad de que el usuario de biblioteca lo pueda comprar, sin olvidar que algunas editoriales ofrecen capítulos de títulos sin publicar aún a cambio de la compra de ebooks.

Esto está haciendo que día a día los usuarios de las bibliotecas estadounidenses desembolsen dinero y no para coger el autobús hacia la biblioteca precisamente. Y lo peor de todo es que esto se expandirá lentamente a través de otros países convirtiendo la biblioteca pública en una empresa pública, algo nefasto para los lectores. Aunque he de reconocer que todo esto ha traído cosas buenas, como el desarrollo de un amplio catalogo de ebooks y audilibros que de dejarse en manos de los bibliotecarios, sería aun incipiente.

Pero ningún fin justifica sus medios, por lo que aunque las nuevas tecnologías han favorecido mucho a las bibliotecas, creo que ello no justifica que tengamos que pagar aún más( recordad que nuestros impuestos también mantienen a las bibliotecas) por tener bibliotecas ¿ no creéis?


4 comentarios

  1.   filiberto garrido dijo

    No olvidemos su objetivo principal, y sobre todo la repercusión que conlleva, cuidado con las acciones establecidas para beneficio de la comunidad en general.

  2.   Pedro Quílez dijo

    Me interesa mucho el tema. Entiendo que algunas bibliotecas dejan el préstamo de libros electrónicoas en manos de Overdrive, ¿es así? ¿Podrías indicarnos alguna referencia de bibliotecas que hayan comenzado a cobrar por ese servicio de préstamo? Gracias.

  3.   Natalia Arroyo dijo

    La noticia que estos días se ha publicado en los medios no se refiere al pago por parte del usuario (que efectivamente se da en el ámbito anglosajón), sino a un modelo de préstamo de libros electrónicos en el que las bibliotecas solo pagan al proveedor por los libros que los usuarios toman en préstamo, y no por toda la oferta. Este modelo está comenzando a ser adoptado por OverDrive y Hoopla. Enlazo la fuente: http://lecturalab.org/story/El-pago-por-uso-de-contenidos-digitales-comienza-a-ser-adoptado-por-las-Bibliotecas_5138

  4.   pedr0q dijo

    Eso es mucho más lógico. Muchas gracias, Natalia. Creo que es contraproducente y alarmista divulgar noticias confusas. Si de paso supierais de alguna biblioteca donde el usuario pague por el servicio de préstamo os agradecería que me dierais referencias, he estado rastreando y no encuentro ninguna, sólo el mantenimiento de las bibliotecas a través de los presupuestos municipales, diferenciadamente o no (es decir, aportando una tasa para la biblioteca específicamente o pagando impuestos en general de los que saldrá el presupuesto de los centros).

Escribe un comentario