Kobo podría tener serios problemas en Canadá

Kobo podría tener serios problemas en Canadá

En los últimos meses hemos podido ver cómo Kobo, una incipiente librería de origen canadiense, comenzaba a tener una importancia considerable dentro de su sector. Tal ha sido la importancia que llamó la atención de Rakuten, una empresa japonesa que está convirtiéndose en un gran problema para sus competidores. Muchos afirman que el éxito de Kobo no sólo está en sus procedimientos empresariales sino en la coincidencia temporal con la disminución de los descuentos por parte de Amazon lo que hizo que Kobo tuviera éxito no sólo en Canadá sino también en Estados Unidos.

Pero todo tiene un principio y un fin. Parece que los precios de Amazon han sido ya estabilizados gracias a la ayuda de los organismos gubernamentales y ahora parece que es el turno de Kobo. Hace unas semanas el Gobierno de Canadá  elevó una petición a Kobo para que renegociase los contratos existentes con las editoriales Simon & Schuster, Macmillan, HarperCollins, y Hachette. Tras esto, el resto de editores iniciaron una campaña de cartas y de negociaciones con Kobo para renegociar sus contratos. Este proceso va a ser arduo y duro, un proceso que se calcula que durará más de 16 meses, tiempo en el cuál las ventas se reducirán a más de la mitad y no sólo eso sino que además se corre el riesgo de que miles de títulos no puedan venderse en Canadá con lo que los beneficios de Kobo podrían reducirse drásticamente hasta el punto de desaparecer y llegar a las pérdidas.

¿Canadá será el único mercado que podría perder Kobo?

Realmente no se sabe aún como terminará este culebrón, ni tampoco como será el futuro de Kobo, sin embargo nadie augura un final feliz. El proceso que está iniciando Canadá respecto a la fijación de precios y respecto a la política de precios de los ebooks es algo que ya inició EE.UU y que su materialización ha perjudicado notablemente a las grandes librerías como Kobo o como Barnes & Noble. Si tomáramos en cuanta el peor resultado, la situación de Kobo sería muy insólita ya que quedaría en el limbo al no tener beneficio ni en su patria ni en el gran mercado del ebook, EE.UU., en Europa aún no tiene una gran aceptación y en la zona oriental sus competidores aún tienen una mayor cuota de mercado que Kobo. Vamos una situación anormal en una empresa del mundo del ebook que a nadie nos gustaría tener.

Realmente espero que Kobo tenga una buena solución para esto, pero la regulación de precios de ebooks es algo no solo necesario sino también imprescindible de cara al futuro y es algo que no deberíamos sacrificar ni por ninguna empresa ni por ninguna editorial, ¿ no creeis?


Escribe un comentario