Las fundas de tinta electrónica no terminan de convencer

Las fundas de tinta electrónica no terminan de convencer

A la vuelta del verano muchas varias compañías que tienen smartphones y eReaders o Tablets lanzaron un dispositivo nuevo que era una funda con una pantalla de tinta electrónica, estas fundas de tinta electrónica se comunicaban con el smartphone y permitían usar ver documentos a través de la pantalla de tinta electrónica sin tener que gastar batería del smartphone, una de las grandes debilidades de este tipo de dispositivos. Hace unos días salió al público InkCase, una funda de tinta electrónica para Iphone, Samsung Galaxy Note 2 y sus copias y derivados. Estas nuevas fundas de tinta electrónica han sido probadas y testadas y parece ser que no terminan de convencer.

InkCase, la confirmación de una reprobación

InkCase es el último modelo de funda de tinta electrónica y parece que a todos aquellos que han probado InkCase concuerdan en que es un producto que deja mucho que desear. La funda de tinta electrónica InkCase muestra un hardware muy potente para lo que viene a ser: un complemento, pero deja bastante que desear frente a las utilidades que el usuario medio busca en este tipo de gadgets. Posee un Allwinner E200 como procesador, una pantalla de tinta electrónica de 4,3″ con una resolución de 600×800, 1,6 GB de almacenamiento interno, bluetooth, puerto microusb, 3 botones y una batería de 830 mAh.

Respecto al software que posee, InkCase tiene dos aplicaciones solamente, la primera es una aplicación de lectura sencilla a la que carece de marcador o diccionario ya que la botonera es compartida con el botón de encender y apagar. La segunda aplicación también es básica, una galería de imágenes de aplicaciones. Dos aplicaciones que limitan bastante el uso de esta funda de tinta electrónica y que encarece bastante ya que el dispositivo tiene un precio de 99 dólares, un precio que posiblemente se hubiera quedado pequeño si lo hubieran creado como un eReader.

Opinión sobre las fundas de tinta electrónica

Pero InkCase así como las otras fundas de tinta electrónica parece que no están teniendo tanta aceptación como la esperada, el motivo: su software. Si vemos y comparamos las fundas de tinta electrónica, InkCase es tal vez la funda que más software tiene y eso es un gran freno al producto ya que se vende que estos dispositivos pueden usarse cuando el smartphone está dormido, para mostrar tarjetas de embarque o documentos sin tener que encender el smartphone o simplemente leer los tweets o ebooks en una pantalla de tinta electrónica. La realidad es bien diferente, los usuarios no pueden tener ni un sencillo lector ya que no podemos ni apuntar notas, por otro lado, el precio en estos gadgets es bastante elevado por lo que a veces no sale más rentable comprar un buen eReader que adquirir una funda de tinta electrónica o en algunos casos, sale mejor comprarse una bandolera para portar los dispositivos que tenemos a compradnos estos gadgets. No sé si alguno ya tenéis una funda de tinta electrónica, pero si no, un consejo os doy: qué os la regalen!! Es lo más económico y sensato.

Más Información – Alcatel One Touch Hero, un smartphone convertible en eReader,

Fuente e Imagen – The Digital Reader


Escribe un comentario