Estas son algunas manías que casi todos los lectores tenemos

Manías lector

La mayoría de personas tenemos una serie de manías, de las que muchas veces no nos damos cuenta, y de las que hacemos uso por ejemplo cada vez que nos vestimos, vamos a hacer deporte e incluso cuando cada día nos sentamos a leer un libro. He de reconocer que yo era de los que pensaban que no tenía ninguna, pero escribiendo este artículo me he dado cuenta de que tengo ciertas manías, que además arrastro desde hace mucho tiempo.

Las manías que voy a comentar a continuación, algunas son de mi propiedad y otras las he visto en otros lectores,  algunos de los cuales conozco, y otros son simples lectores que por ejemplo veo cada vez que voy a la biblioteca.

  • Una de las manías repetidas por casi todo el mundo es la de doblar la esquina de la página en la que nos hemos quedado leyendo, para recordar al día siguiente donde debemos de empezar a leer. Con lo fácil que es colocar un marca libros y no estropear la página.
  • Mis libros en ocasiones parecen apuntes, subrayados a diferentes colores y con palabras o frases redondeadas para que la próxima vez que quiera buscar algo en ese libro lo pueda encontrar ¿sin problema?.
  • Tener un diccionario al lado es otra de las manías que muchas personas suelen tener, aunque esta está cayendo en desuso, debido a la aparición delos eReader que llevan el diccionario y hasta el acceso a la Wikipedia incorporados.
  • Los eBooks se pueden marcar con marcadores digitales, pero para los libros en formato papel se suelen emplear los conocidos como post-it y que convierten al libro en un ente amarillo difícil de manejar.
  • Meter algunos libros en bolsas por ejemplo dedicadas a congelar los alimentos, es una manía que muchos alérgicos al polvo debemos de convertir en una obligación si queremos volver a leer dicho libro en un futuro sin tener que padecer estornudos y diversos problemas.
  • Oler los libros, ya sean nuevos o usados, es otra de las manías que muchas personas tienen. Por ejemplo no es difícil encontrar a diferentes personas en las bibliotecas oliendo libros. ¿A que huelen los libros?, ¿a que huelen los eReader?.
  • Leer siempre en el mismo lugar es otra de las manías más repetidas; la cama, el sofá o incluso el baño suelen ser algunos de esos lugares. Yo mismamente suele leer siempre en la cama, aunque no tengo muy claro si es por manía o porque a lo largo del día no tengo tiempo para leer en otro lugar.
  • Una de las manías más extrañas que he podido conocer es la de no leer libros usados, que puede parecer una locura, pero que mucha gente sigue al pie de la letra, aunque yo no llego a entender a qué se debe

Estas son tan sólo unas cuantas manías, que a buen seguro y con total seguridad muchos compartís, pero para que de verdad este artículo sea interesante, necesito que cada uno de vosotros me contéis vuestras manías, si es que se puede claro, y para que así todos podamos ver si compartimos algunas de ellas.

¿Qué manías tienes a la hora de leer un libro y como persona aficionado a la lectura?.


Categorías

eBooks, Libros

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para más señas, 30 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

4 comentarios

  1.   DavidB dijo

    Yo leo tambien por las noches, y mi mayor mania es dejar de leer con un capitulo terminado, no me gusta dormirme y dejar un capitulo a medias.

    Por eso me viene de maravilla el Paperwhite que me dice cuando me queda de capitulo asi se si puedo empezar otro capitulo o va a ser muy largo y lo dejo para el dia siguiente

  2.   mikij1 dijo

    Me sumo a lo de terminar el capítulo. Prefiero acabarlo que dejarlo a medias y ahí está genial lo del Kindle que te dice cuanto queda.
    Lo de oler libros me gusta también 🙂

  3. Yo tengo la manía de llevar varios libros en danza, y no me gusta, pero no lo puedo evitar, intento coger sólo uno pero cuando me quiero dar cuenta ya he empezado otro y otro…

  4.   mulingar dijo

    Yo tengo un montón de manías. Me vienen a la mente, por ejemplo: llevar varios libros p’alante; no dejar capítulos a medias; nada de estropear los libros doblando las esquinas, subrayando o pintorreándolos (para eso están los marca páginas y hojitas con anotaciones); leer en la playa (esto es más necesidad que manía: la alternativa de mi cerebro es prestar atención a las conversaciones de los domingueros y, francamente, no es la mejor opción); y la peor de todas, tener que terminarme los libros que empiezo, por muy malos que sean… De esta última estoy intentando curarme 😉

Escribe un comentario