enTourage Edge: tablet y lector eletrónico

Hace no mucho hablábamos en el blog del Yotaphone un dispositivo que combinaba dos pantallas, de tinta electrónica y LCD, para las dos posibilidades que ofrecía: teléfono y lector electrónico. Por otro lado, en la IFA del 2012, Onyx Internacional nos presentaba su teléfono con pantalla de tinta electrónica. Si la tinta electrónica se está desplazando a los teléfonos, ¿por qué no podemos pensar en hacer eso mismo con las tablets?

Y así es como le echamos un ojo al enTourage Edge de enTourage Systems, que vio la luz en marzo de 2010 pero que parece que tiene prevista una versión nueva para este año 2013 que, aunque a simple vista pueda parecer un dispositivo un poco engorroso de usar, no deja de ser una idea más que interesante la de combinar lector y tablet en un único aparato.

Vamos a echarle un vistazo a las características técnicas del enTourage Edge:

  • Pantalla de 9,7″ de tinta electrónica con una resolución de 825×1200 con 16 niveles de gris,  a la que habría que sumar la pantalla LCD de la tablet de 10,1″ con una resolución de 600×1024 pixels.
  • Sistema operativo: Android.
  • Batería de polímero de Litio de 8000 mAh.
  • Capacidad de almacenamiento de 4 GB (de los que estarían disponibles 3), ampliable mediante tarjeta SD.
  • Conectividad: puerto USB 2.0, Bluetooth y wifi.
  • Peso: 1,5 Kg.
  • Incluye salida de audio y altavoces.

Visto así tiene algunas características interesantes como lector electrónico que coinciden con buena parte de los lectores presentes actualmente en el mercado (resolución aceptable, 16 niveles de gris, espacio de almacenamiento, etc.). Pero lo más destacado sería, como ya dijimos, la combinación de lector electrónico y tablet con todas las posibilidades que esto ofrece.

Tal y como indica el fabricante, las pantallas están interconectadas con lo que, mientras estás leyendo en la pantalla de tinta electrónica, puedes ver en la pantalla LCD las imágenes en color que nuestro libro electrónico pueda contener. Con esto conseguimos lo mejor de la tinta electrónica (leer sin cansar la vista, sin molestos reflejos a plena luz del sol, etc.) y las ventajas de la pantalla LCD (color, posibilidad de reproducir archivos multimedia, navegación web más fluida, etc.).

Estas pantallas complementarias nos permiten, por ejemplo, explotar las grandes posibilidades (especialmente educativas) que ofrecen los libros enriquecidos: con un simple movimiento de ojos cambiaríamos de pantalla para para ver los elementos interactivos de nuestro libro o revista, todo ello sin tener que cambiar de dispositivo.

El hecho de utilizar Android como sistema operativo en la tablet nos permite además disponer de una amplia variedad de aplicaciones y toda la potencia de la tablet para gestionar nuestra biblioteca.

Pero a simple vista resaltan ciertos inconvenientes y uno de los que más llama la atención es el peso. Ya sea como tablet o como lector, 1,5 Kg de peso me parece un poco excesivo y no solo el peso, también el tamaño y la forma lo hacen parecer un poco aparatoso.

Otro de los grandes inconvenientes: el precio. No digo que no valga los 558 € que cuesta, pero sí me parece que es un precio bastante elevado para la media de los dispositivos a los que se supone que “reemplaza”, a pesar del valor añadido que supone la interconexión de las pantallas.

Como idea, ya digo que me parece muy interesante, pero mejorable (como imagino que os parecerá a vosotros), sobre todo teniendo en cuenta lo mucho que ha avanzado la tecnología de la tinta electrónica desde que este dispositivo apareció en 2010 hasta hoy. Sin embargo, a falta de una tablet con pantalla de tinta electrónica en color, la combinación de los dos tipos de pantalla puede resultar muy adecuada, aunque la configuración podría ser otra. Sin perder de vista el Yotaphone, la solución podría pasar por un dispositivo similar pero en un formato mayor y concebido como tablet-lector.

En un lado tendríamos nuestro dispositivo de lectura con pantalla de tinta electrónica de 9,7″ y dándole la vuelta al -Yotaphone- dispositivo, tendríamos la pantalla LCD y la funcionalidad de la tablet; todo ello envuelto en una funda del estilo de la original del Sony PRS-505.

Funda original PRS-505 con luz

En realidad cualquier opción que disminuya el peso y el tamaño sería bienvenida, con un mejor aprovechamiento de los puertos de conexión, en definitiva, un dispositivo más atractivo para el usuario. Aunque ya digo que es solamente una idea y tendremos que esperar a la nueva versión de 2013 del enTourage Edge para ver qué novedades aporta.

Más información – Yotaphone, ¿el primer teléfono-eReader?

Fuente – ARMdevices, enTourage


6 comentarios

  1.   RFOG RANO dijo

    Yo no sé por qué ponéis estas entradas. El Entourage este lleva más de un año descontinuado, e incluso la empresa ya no existe…

    1.    Irene Benavides dijo

      Efectivamente la empresa que originariamente creó el EE cerró en su momento, aunque por lo que yo sé el proyecto ruso sigue vivo y con alguna idea para 2013.

      En cualquier caso, lamento haber dado la impresión de que lo recomendaba de alguna manera como dispositivo “actual” (a pesar de estar a la venta en Rusia), cuando en realidad lo que me parece interesante es el concepto de “dos en uno” (teléfono+lector o, en este caso, tablet+lector) y las posiblidades que el avance en las tecnologías tanto de tinta electrónica como de tablet podían ofrecer combinadas.

      1.    Asco de Disqus dijo

        Sinceramente, a mí no me parece el camino a seguir. Unir los dos aparatos en uno, doblando el precio y multiplicando por 5 o más el peso. Ni siquiera las dos pantallas.
        El acercamiento es bueno, pero lo mejor sería tener un sólo aparato, con una sola pantalla, y un peso más normal.
        Ésto podría darse de dos maneras:
        1.- Mejorando la actual tecnología de las pantallas e-ink, de microbolitas, dándole un color real (16 millones de colores), bajando la dispersión característica de esas bolitas (vemos que las letras en los readers no se presentan nítidas en sus bordes), y aumentando su velocidad de refresco.
        No digo que no se pueda conseguir, pero lo veo lejano.
        2.- Mejorando la calidad de la luz de las actuales tabletas, iluminando el aparato desde algún marco (como los televisores LED) enviando esa luz por la superficie de la pantalla de forma homogénea, y reduciendo el parpadeo de esa luz (porque parpadea, aunque no nos demos cuenta, pero este es el por qué las tabletas nos cansan la vista) para que sea una luz contínua (como la del Sol).
        Este punto yo lo veo más cercano y factible.

        Es posible que hayan otros caminos por donde investigar, obviamente no los conozco. Pero viendo las pantallas flexibles que se han presentado en el CES, que tendrán su aplicación en algún ámbito, por supuesto, que se logre alguno de los dos puntos que expongo no resultaría descabellado.

        Un saludo.

  2.   Dubitador . dijo

    Creo que el concepto del Entourage Edge es el que se va imponer y el borde de la pantalla no será tan ancho.
    La idea de combinar y asociar una LED con una E-Ink es estupenda, en particular si en una de ellas, o en ambas se puede dibujar y escribir con naturalidad.
    Si ademas cabe apagar la pantalla LED te vale como aparato de lectura. De hecho a poco que te topas con un texto algo entenso preferiras leerlo en la pantalla e-ink.
    Las baterias de litio tienden a ser algo gruesas debido a que es necesario blindarlas ya que el litio es tremendamente reactivo.
    Aun así pueden aparecer combinados de dos tabletas, una LCD y otra E-INK que se comunican por bluetooth y ambas tactiles, pues no es raro tener una tableta LCD y tambien un Kindle o similar.

    1.    Irene Benavides dijo

      Creo que con el desarrollo que se ha producido en la tinta-e, lo que implica el abaratamiento de los dispositivos, podrían surgir proyectos interesantes de combinación.
      Pero claro, a mí también me atrae la tinta electrónica en color y, sin embargo, las empresas e inversores no parecen estar tan atraídos.

  3.   Maria Blanco dijo

    Muy interesante. Estaré atenta a ver en qué deriva. Gracias, Irene.

Escribe un comentario