El sector editorial español entra en coma y retrocede 20 años

Edición de libros en España

Ayer la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) presentó el análisis del mercado editorial español que ha dejado muy malas noticias para todos los integrantes del mercado del libro y es que las ventas de libros en España descendieron en el año 2013 un 9,7%, haciendo así el sexto año de caída consecutivo. Si además echamos la vista atrás hasta el año 2003, en los últimos años las ventas han caído ya un 19%.

A pesar de las devastadoras cifras de ventas desde la FGEE se quiso hacer especial hincapié en los datos de facturación que se cifraron en 2.708 millones de euros, lo que suponen 291 millones de euros menos que en el año 2012.

Las razones de estas malas cifras del año 2013 y en general de los últimos años, parecen claras y casi todo el mundo está de acuerdo con ellas. En primera lugar la crisis parece una de las grandes culpables del descenso de las ventas de libros y es que las familias cada vez tienen menos dinero para gastar y por tanto no puede acceder a los libros con facilidad y más teniendo en cuenta los elevados precios que en ocasiones tienen estos.

La piratería es otro de los aspectos que han hecho caer las ventas de libros durante el año 2013, sumado a la ineficacia de la “Ley Sinde” y es que la red de redes está poblada de sitios web que permiten descargar libros en forma digital y por los que nadie ha de pagar ni un solo euro y que repercute de forma muy negativa en todos los protagonistas del mercado de libro español.

Por último otra de las razones fundamentales para la caía de las ventas es que los adolescentes cada ve leen menos y prefieren pasarse horas y horas mirando su smartphone o frente a un televisor. Por el momento no se ha conseguido que los más pequeños de la casa les guste la lectura, leer y por tanto adquirir libros y eso se está notando y mucho en las ventas de libros juveniles que atraviesan una crisis sin precedentes.

“A pesar de la situación, resulta importante destacar el esfuerzo que están desarrollando las editoriales españolas para afrontar la situación y mantener su posición de principal industria cultural española”

Estas palabras llevan la firma de Xavier Mallafré, presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) que a pesar del descenso de las ventas de libros en España se muestra optimista para una recuperación en próximos años. Además ha abogado por que “Las administraciones públicas deberían apostar por la cultura y el libro, volviendo a consignar presupuestos para dotar de libros a las bibliotecas públicas y ayudar a las familias para la adquisición de libros de texto”.

El sector editorial español se desangran poco a poco y sin duda alguna es necesario comenzar a tomar medidas importantes para tratar de “curar al enfermo” aunque para ello resulta imprescindible la entrada en escena de las altas instituciones españolas.


Escribe un comentario