El proceso de escribir según Borges

Borges

Las tardes de domingo suelen ser aburridas y si el mal tiempo acompaña como sucede hoy en muchas partes de España y a buen seguro del mundo tal vez entretenerse escribiendo o leyendo pueden ser una forma de pasar el tiempo.

Hace no demasiado tiempo pude leer en internet unas palabras del gran escritor Jorge Luis Borges que pertenecen al libro “Diálogo I”, donde Osvaldo Ferrari realiza diversas, variadas y sobre todo interesantes preguntas al genial autor.

En el fragmento que he querido rescatar, Borges responde a una pregunta de Ferrari sobre como es el proceso de escribir. La respuesta yo la catalogaría de genial pero os voy a dejar a vosotros que opinéis y la adjetivéis en los comentarios de esta entrada.

“Empieza por una suerte de revelación. Pero uso esa palabra de un modo modesto, no ambicioso. Es decir, de pronto sé que va a ocurrir algo y eso que va a ocurrir puede ser, en el caso de un cuento, el principio y el fin. En el caso de un poema, no: es una idea más general, y a veces ha sido la primera línea. Es decir, algo me es dado, y luego ya intervengo yo, y quizá se echa todo a perder (ríe).

En el caso de un cuento, por ejemplo, bueno, yo conozco el principio, el punto de partida, conozco el fin, conozco la meta. Pero luego tengo que descubrir, mediante mis muy limitados medios, qué sucede entre el principio y el fin. Y luego hay otros problemas a resolver, por ejemplo, si conviene que el hecho sea contado en primera persona o en tercera persona.

Luego, hay que buscar la época; ahora, en cuanto a mí —eso es una solución personal mía—, creo que para mí lo más cómodo viene a ser la última década del siglo XIX. Elijo —si se trata de un cuento porteño—, elijo lugares de las orillas, digamos, de Palermo, digamos de Barracas, de Turdera. Y la fecha, digamos 1899, el año de mi nacimiento, por ejemplo. Porque, ¿quién puede saber exactamente cómo hablaban aquellos orilleros muertos?: nadie. Es decir, que yo puedo proceder con comodidad. En cambio, si un escritor elige un tema contemporáneo, entonces ya el lector se convierte en un inspector y resuelve: No, en tal barrio no se habla así, la gente de tal clase no usaría talo cual expresión”.

Más información – “Leo lento”, la razón para tardar 41 años en devolver un libro a la biblioteca


Categorías

eBooks

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para más señas, 30 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

Escribe un comentario