El eBook del año 1935

eBook

Hace no demasiados días podíamos escuchar en una de las cadenas de radio más famosas de España un interesante debate sobre los libros en papel y los libros electrónicos, los conocidos como eBooks. Este debate suele darse entre muchas personas y por ejemplo en mi caso yo estoy totalmente encantado con mi lector electrónico de libros pero sin embargo mi padre sigue amontonando libros y más libros en papel en las estanterías de casa.

Esta misma discusión no es ninguna novedad y es que ya en el año 1935 existía un debate o discusión muy parecido al que vivimos hoy en día.

Ya en el año 1930 se utilizó un microfilm que servía como alternativa para guardar libros y partituras que ya por aquel entonces se amontonaban en las estanterías de las bibliotecas. Para poder leer todos estos microfilm se creó una especie de prototipo de lector de libros mecánico. En poco se parecía a los eBooks de hoy en día pero podríamos afirma con seguridad que en ese prototipo se basan algunos de los libros electrónicos de hoy en día.

La imagen que podemos ver encabezando este interesante artículo data del año 1935 y fue publicada en la revista EverydayScience and Mechanics, una de las revistas de mayor importancia de la época y que calificaba al prototipo de libro electrónico como el paso al siguiente nivel tecnológico.

eBook

Aunque ese paso al siguiente nivel tecnológico se dio en el año 1935 hoy en día aún el papel sobrevive para la impresión de libros aunque este mismo año Amazon ya anunció que en su tienda virtual ya se venden más libros en formato digital que en formato papel lo que habla muy a las claras, no sólo de la tendencia que indica que el papel acabará despareciendo sino de que cada vez la gente se va a adentro de una mayor manera en el mundo de los libros electrónicos.

Volviendo al prototipo de eBook podemos decir que se trataba de un lector de microfilms montado sobre un poste o bien sobre un trípode que permitía al usuario de la época reproducir libros, música y otros formatos usando un proyector de microfilms que permitía, según recogía la revista que mencionamos antes; “fotografiar libros y poner las copias sobre el dispositivo para una exanimación”.

El sistema actuaba de una forma sencilla y permitía grabar los microfilms lo que permitía mover la pantalla en el ángulo correcto, pasar de hojas con un botón y ajustar el foco de la pantalla, tal y como se puede hacer hoy en día en los libros digitales que podemos adquirir por un precio, eso sí, a buen seguro mucho menor de lo que costaría el prototipo del que hablamos.

Sin duda en el año 1935 al igual que en la actualidad con estos “inventos” lo que se pretende es buscar una mayor comodidad a la hora de leer libros pero sobre todo el ahorro de espacio ya que en ocasiones compramos tal cantidad de libros que se termina por agotar el espacio en las estanterías de nuestras casas.

Por el momento aún persiste el formato papel para los libros pero no pasará mucho tiempo para que lo veamos desaparecer…

Más información – ¿Ebook o tablet para estudiar?

Fuente – neoteo.com


Categorías

eReaders

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para más señas, 30 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Daniel Soler dijo

    Menos mal que la tecnología innova para mejor. Vaya pedazo de armatoste.
    Un saludo.

Escribe un comentario