Dan Brown, el autor de “El Código Da Vinci” busca la inspiración colgándose de los tobillos

"El Código Da Vinci"

Durante los últimos días vuelve a estar en el candelero y en boca de casi todos Dan Brown, un escritor que saltó a la fama con las historias de su personaje Robert Langdon y que protagoniza la novela “El Código Da Vinci”, que le reportó varios millones de euros de beneficio y una enorme fama aún a pesar de que los críticos literarios suelen calificar la prosa de Brown como pobre e inconsistente.

Dan Bronw es un autor curioso y muestra de ello son sus palabras que esta misma semana hemos podido leer en el diario británico, The Sunday Times y donde afirma que entre otras muchas cosas buscar evitar el “bloqueo literario”, es decir la falta de inspiración, colgándose de los tobillos y pasando varios minutos boca abajo, lo que según él alivia sus dolores de espalda y migrañas.

Además este cuanto menos curioso escritor se levanta a las cuatro de la mañana para comenzar a trabajar, controlando sus tiempos mediante un reloj de arena que le obliga a parara para hacer “flexiones, abdominales y estiramientos” una vez cumplida una hora de trabajo.

El autor de “El Código Da Vinci” ha regresado a las portadas debido a la publicación el pasado día 14 de mayo de su última novela titulada “Infierno” y que sin duda fue un infierno para todos los que trabajaron en ella ya que por ejemplo los traductores de la misma vivieron encerrados en un búnker a las afueras de Milán, sin teléfono móvil, sin conexión a Internet, sin la posibilidad de usar cuadernos y bolígrafos y teniendo que entregar las traducciones numeradas al final de cada jornada de trabajo.

Sin duda estamos ante uno de los lanzamientos literarios del año aunque todo lo que rodea a este nuevo libro y a su autor resultan cuanto menos peculiar. Para cerrar este capítulo de peculiaridades Brown describe la vida del escritor como “una existencia terrible” y confiesa que encuentra su profesión muy difícil: “Es como ir al gimnasio, cuando acabas te sientes bien pero mientras tanto deseas estar haciendo otra cosa”.

Infierno es la nueva novela de Dan Brown y algo parecido a un infierno parece ser que es lo que tiene el en su cabeza con sus formas de trabajo y de reflexión. ¿Eres una de las 80 millones de personas que comprar “El Código Da Vinci?, ¿tienes pensando leer Infierno, la nueva novela de Dawn Brown?.

Más información – Javier Celaya, el gran defensor del eBook se despide con elegancia

Fuente – thesundaytimes.co.uk/sto


Categorías

eBooks

Villamandos

Asturiano, orgulloso gijonés para más señas, 30 años. Ingeniero Técnico en Topografía de profesión y un enamorado de las nuevas tecnologías y... Ver perfil ›

3 comentarios

  1.   Joaquín García dijo

    Bueno será un infierno para los que han colaborado en el libro, pero también han cobrado lo suyo. En la Biblioteca de Nueva York tenían una cola impresionante y el volumen de ventas del titulo va a reportar pingües beneficios. Esto debe de ser un mecanismo parecido al de Dan Brown, lo pasa mal mientras se cuelga, pero cuando vuelve a la posición normal se lo pasa muy bien;D

  2.   Ozimandias dijo

    Además de mal escritor, ignorante magufo. Alguien que dice públicamente que el agua tiene memoria y que el cáncer se puede curar con fuerza de voluntad debería ser blanco de burlas o, en el mejor de los casos, compasión y ayuda psiquiátrica, no hacerse millonario gracias a lectores de pésimo gusto.
    Escritores mil veces mejores que él saben trabajar sin colgarse de los pies ni someterse a ningún sufrimiento ascético. Es perfectamente posible ser creativo tras irte de cañas con los amigos y ser una persona normal. Pero claro, si no da la nota no tendría ese hálito de “artista espiritual” que tiene que vender; sus absurdas declaraciones vienen a ser como el maquillaje de Marilyn Manson o los destrozos en hoteles por parte de estrellas del rock, pura pose estética para vender más.

  3.   Villamandos dijo

    A mi este tío me parece un escrito justito pero alguien que sabe vender muy bien sus libros creándose un personaje como dice Ozimandias y al que la gente le resulta curioso…

Escribe un comentario