Nuestra biblioteca digital gestionada con Calibre (I)

Pantalla principal de calibre

Una de nuestras bibliotecas en la pantalla principal de calibre

Aunque el e-reader está aquí desde hace relativamente poco tiempo (sí, poco más de un lustro es poco tiempo), muchos de nosotros llevamos leyendo “en digital” desde hace mucho, mucho, así que podemos decir sin rubor que tenemos una biblioteca digital. Por eso, del mismo modo que nos molestamos en organizar nuestra biblioteca en papel, es fundamental organizar nuestra biblioteca digital.

La pantalla de nuestro ordenador nos ha torturado los ojos leyendo esos pdf, doc, incluso algún que otro txt, con apuntes, cursos, libros que nos pasaba un amigo… Y ahora, cuando tenemos nuestro flamante e-reader en las manos, nos encontramos con cientos, miles de archivos sin orden, sin ningún criterio unificado, en muchos casos duplicados, con calidad dispar y que piden a gritos un poco de orden antes de pasarlos a nuestro lector.

Para poder organizar o darle mayor calidad nuestra biblioteca tenemos diversos aliados, como Calibre (del que ya se ha hablado en Todo eReaders), iBooks, Mobipocket, QualityEpub, Jutoh o Sigil (entre otros), que nos permitirán tener ebooks de calidad y, aquí destaca sobre todo Calibre, correctamente organizados en nuestro lector. Lo ideal es conocer el formato o formatos que mejor gestiona nuestro e-reader y, utilizando estas herramientas, preparar la biblioteca para que nuestra experiencia de lectura sea lo más parecida posible al tradicional papel.

Calibre, como ya sabemos, nos permite organizar nuestros libros con sencillez y efectividad. También es una herramienta muy útil para hacer conversiones de un formato a otro: si compramos en Amazon un libro en formato .azw, con Calibre lo convertiremos con mucha facilidad en un .epub o en cualquier formato de los muchos que gestiona. Sin embargo, la calidad del libro resultante puede dejar bastante que desear. Podemos encontrarnos con párrafos desiguales, falta de justificado, capítulos sin separar y un largo etcétera.

Para evitarlo podemos configurar Calibre de forma que “minimice” los errores de conversión. Realizar una configuración básica es un procedimiento muy sencillo y nos dará como resultado ebooks mucho más aceptables.

Para ello nos iremos a Preferencias>Cambiar comportamiento de Calibre o, mucho más simple, pulsaremos Ctrl+P.

Configuración de calibre

En Opciones comunes podemos modificar todo lo que necesitamos para que el ebook resultante sea bastante aceptable.

En ese sentido, os aconsejo que en Configuración de página, seleccionéis vuestro lector o, si vuestro lector no apareciese en el listado, elegís el perfil de salida por defecto. No perdamos de vista que Calibre tiene un número bastante amplio de lectores, incluyendo los más usuales como casi todos los modelos de Sony, Kindle o Nook, para facilitar el trabajo inicial.

Añadir una plantilla en css

Y en Apariencia podéis configurar los parámetros hasta que el archivo resultante sea compatible con vuestro lector y con vuestro gusto. Podéis jugar con el tamaño de letra, la configuración de la página, los saltos de página, la codificación de caracteres, etc.

Si tenéis unos conocimientos poco más que básicos de CSS, podéis añadir un archivo .css adicional que incluirá parámetros más complejos y que dará como resultado una mejor apariencia para los libros de vuestra biblioteca.

Una vez creado el ebook, en el caso de los ePub, es conveniente revisarlo con Sigil o con FlightCrew para verificar que no haya errores que os puedan descabalar el libro una vez que lo hayáis pasado a vuestro lector. Así, comprobaréis que cumple todos los estándares, de este modo evitaremos que nos sangren los ojos experiencias desagradables a la hora de disfrutar de la lectura.

Tened en cuenta que Calibre tiende a insertar estilos superfluos y, para esos casos, es conveniente utilizar Sigil para sustituir esos estilos (aunque si tenéis paciencia, podéis ir haciéndolo a mano, archivo por archivo), además de tener un archivo .css bien definido que proporcione una apariencia uniforme y “profesional” a vuestros libros. Lo de profesional lo pongo entre comillas porque he tenido el dudoso placer de comprar libros que, supuestamente, están maquetados por profesionales y que han sido una verdadera decepción y me he visto obligada a rehacer todo el html con Sigil.

Lo mejor para que le saquéis todo el partido a Calibre es que probéis diversas opciones hasta dar con la que sea más compatible con vuestros gustos y con vuestro lector. Aparte, Calibre nos permite también realizar una personalización mucho más exhaustiva que, obviamente, nos dará resultados mucho mejores, pero ese tema lo dejaremos para otra ocasión, aunque espero que eso no os impida hacer pruebas y experimentar con todas las posibilidades de Calibre nos ofrece.

Más información – Nuestra biblioteca digital gestionada con Calibre (II)


6 comentarios

  1.   Daniel Soler dijo

    Enhorabuena Irene, excelente primer vistazo al programa Calibre. Esperando el segundo.
    Un saludo.

    1.    Irene Benavides dijo

      Me alegro de que te haya gustado y espero que con esta primera aproximación se le vaya perdiendo el miedo (si alguien lo tuviese) a hacer pruebas con el programa.
      Muchas gracias.

  2.   Maria Blanco dijo

    Muy buen artículo para todos los que usamos libros digitales. Gracias Irene.

    1.    Irene Benavides dijo

      De nada, un placer que te haya parecido interesante.

  3.   Manuel García (Tassadar) dijo

    Buen artículo. La verdad es que hay unos cuantos truquillos que no me sabía. Interesante blog por cierto, lo añado a mi lista de feeds.

    1.    Irene Benavides dijo

      Gracias por pasarte por aquí.
      De momento es un pequeño avance, pero poco a poco iremos “destripando” más detalles de Calibre y otros gestores de libros electrónicos.

Escribe un comentario