B&N quiere que compremos sus Nook

B&N quiere que compremos sus Nook

Desde hace unas horas, B&N está renovando toda su web, hasta el punto que los botones de descarga los ha eliminado. A partir de ahora el usuario de Barnes & Noble no podrá descargarse el ebook que compra, sólo podrá transferirlo a su dispositivo Nook que para eso si hay botón. Ante tal situación muchos clientes de Barnes & Noble se han quejado, ya que sus libros electrónicos no son Nook sino que son Sony, Kobo o Kindle y hasta el momento disfrutaban de la tienda online de B&N.

En un primer momento, todo el mundo achacó este problema a la evolución de la web que en estos momentos está en reforma, sin embargo hace unas horas, unos usuarios del foro MobileRead publicaron un tweet del servicio oficial de B&N diciendo que la opción de descarga de los ebooks comprado ha sido discontinuado( o lo que es lo mismo, retirado), retrocediendo así unos cuantos años en el mercado del ebook o lo que es lo mismo : a no ser que compres mi nook, no te doy ningún ebook.

Parece ser que la única forma de vender sus últimos Nook es obligando con las compras de ebooks

Si bien recordáis, los últimos informes económicos que se mostraron con la separación oficial de Nook de B&N, la vetusta librería estadounidense recibía un gran grueso de sus beneficios de las compras digitales de su web. Me parece normal que intente cambiar su web para atraer más clientes y fortalecer ese punto, vamos normal e inteligente. Pero no tan inteligente me parece la idea de limitar los ebooks que compras en su tienda. Creo que está más que demostrado que un lector no compra sólo en un librería online y luego está la opción de los ebooks gratuitos, ebooks que te puedes descargar a través de la web o a través de repositorios gratuitos como Internet Archive, por lo que intentar limitar  tus ventas a tus dispositivos no me parece una respuesta acertada a sus problemas, al contrario. En otras ocasiones lo he dicho ( no soy el único) y parece ser que la gente de B&N no se entera: el problema está en sus directivos que no saben dirigir la empresa, no en sus clientes, precios o plataformas.


Escribe un comentario