BitLit, el nuevo hijo de Michael Serbinis

BitLit App

Ya hace meses que Michael Serbinis dejó Kobo y aunque parece que había dejado de lado el mundo de los ebooks, Serbinis ha vuelto y a lo grande, con un nuevo hijo, con un nuevo producto, BitLit que dará mucho de que hablar en un futuro. Un producto totalmente desligado de Kobo aunque como buen padre, Serbinis siempre ha dejado un hueco para Kobo en la web de BitLit.

En esencia Bitlit no es una empresa al uso, ni un eReader, es una app para dispositivos inteligentes que nos permite obtener la copia digital de los libros que tengamos. Es decir, si tenemos un libro, en papel impreso, como por ejemplo La Catedral del Mar, gracias a BitLit podremos obtener el ebook de La Catedral del Mar sin tener que pagar por ello o en todo caso pagando un mínimo precio, esto ya dependería de las editoriales.

¿Cómo funciona BitLit?

Muchos de vosotros nos seguís a diario, por lo que no os resultará desconocido el regalo del primero título de Juego de Tronos. Pues bien, el funcionamiento de BitLit es similar, nos descargamos la App para nuestra tablet o smartphone. Buscamos la hoja de copyright del libro, la que tiene además el Depósito Legal y escribimos en la parte superior nuestro nombre en letras mayúsculas. Luego abrimos la app, fotografiamos con la app esa página y la enviamos, seleccionando el editor o editorial a la que pertenece nuestra edición. En pocos minutos u horas tendremos respuesta del equipo de BitLit que nos informará como será la transacción: si es gratis el ebook, nos enviará un enlace para su descarga, si hay que pagar algo, nos informarán del método para realizarlo.

Hasta el momento, tienen en la app más de 10.000 títulos con los que se puede adquirir la versión digital si tenemos su versión física, algo que no está nada mal si tenemos en cuenta que la app tiene unos días de vida a lo sumo.

El que sabe, sabe

Llegados a este punto sólo me queda decir que el que sabe algo, lo sabe bien. Con esto quiero decir que desde que Serbinis dejó de lado Kobo, la empresa canadiense solo ha tenido trompazos, dónde posiblemente no acabe bien, mientras que Serbinis no sólo ha lanzado un nuevo servicio, una nueva empresa, sino que además ha confirmado que él es experto en libros, ebooks y lectores, no en vender dispositivos electrónicos o realizar prácticas inmorales para vender más. Y todo esto tarde o temprano tiene su beneficio, lástima que Kobo no lo supiese apreciar.


Escribe un comentario