Amazon responde a los demandantes alemanes con buenas palabras y sus prácticas habituales

Amazon

Amazon sigue poniendo buena cara al mal tiempo, pero enredando por detrás con sus malas prácticas y es que después de conocer lo que estaba haciendo con los libros del grupo editorial Hachette que se negó a firmar unas nuevas condiciones con la librería digital más grandes del mundo, ahora hemos conocido que ha iniciado una campaña similar contra la editorial alemana Bonnier después de la denuncia presentada contra la compañía que dirige Jeff Bezos por parte de la Asociación de Editores y Libreros de Alemania.

Títulos que son enviados a destiempo, otros que no se envían, precios que suben por arte de magia a cantidades totalmente prohibitivas o determinados títulos que desaparecen de la venta de forma misteriosa son parte de algunas de las prácticas que Amazon está volviendo a realizar con los libros que llevan el sello de la editorial Bonnier impreso.

Aunque como de costumbre por parte de Amazon todo son buenas palabras declarando a los medios de comunicación que estas prácticas son totalmente falsas y justificando lo injustificable diciendo por ejemplo que si no tienen disponible algún título en almacén se solicita a la editorial y después se envía al comprador.

Ya nadie se cree las palabras de Amazon, pero tampoco nadie se atreve a revelarse contra este gigante de los libros digitales y es que revelarse contra ellos supone la práctica desaparición del mercado de los eBooks, con las consecuencias que esto supone.

Una vez más sigo diciendo que alguien debe de ponerle freno a las prácticas de Amazon ya que no se pueden permitir este tipo de tácticas de presión que sólo consiguen hacer crecer a la compañía que dirige Jeff Bezos a base de debilitar a las editoriales. Es difícil plantarle cara a un gigante pero como dice el refrán la unión hace la fuerza y tal vez haya llegado la hora de unirse.

¿Crees que se deben de permitir estas prácticas de Amazon contras las editoriales que no aceptan sus condiciones?.