Amazon responde a la carta firmada por los autores y la guerra con Hachette se recrudece aún más

Francia

Ayer nos hacíamos eco de la carta que más de 900 escritores habían firmado reclamando a Amazon que cesara en sus prácticas contra el grupo editorial Hachhete y en la que se hacía especial hincapié en que “ningún librero debe bloquear la venta de libros con la intención de desalentar a los clientes. No es adecuado para Amazon singularizar un grupo de autores que no están involucrados en la disputa, por represalia selectiva”.

La firma que dirige Jeff Bezos ha respondido hoy mismo y lo ha hecho defendiendo lo que lleva defendiendo desde hace unos días, pero cargando una vez más contra el grupo editorial y los escritores y demostrando por enésima vez su juego sucio. Y es que ha publicado el correo electrónico del primer ejecutivo de Hachette Michael Pietsch y además ha animado a los usuarios a escribirle para reclamarle que se acoja a la petición de Amazon de rebajar el precio de los eBooks.

Parece claro que en esta guerra cada cual defiende lo suyo, pero como he dicho mil y una veces hay maneras y maneras de hacerlo y las de Amazon sin duda no son las mejores.

La firma que dirige Jeff Bezos, de la que se dice que ha aumentado el precio de los libros de Hachette, retirado algunos de sus estanterías y retrasaos envíos de otros, sigue defendiendo que sólo busca del grupo editorial de origen francés que rebaje el precio de los libros digitales, ya que considera los precios actuales injustificados.

Amazon además se permitió el lujo de acusar a Hachette de mantener un elevado precio para sus eBooks, pero además “de usar a su autores como parte en la disputa”, aspecto que parece totalmente falso ya que los escritores que firmaron la carta publicada en el The New York Times el pasado 8 de agosto confesaron que lo hicieron de forma libre y sin recibir presiones de absolutamente nadie.

Reflexionando en voz alta

A buen seguro a muchos como a mí ya os cansa esta disputa entre Amazon y Hachette, pero me temo que esta guerra estará abierta durante más tiempo y es que a pesar de la guerra sucia en la que viven inmersas ambas empresas y que parecen tener posturas irreconciliables, las dos compañías saben que se necesitan una a la otra.

Amazon necesita a Hachette ya que tiene en nomina a algunos de los escritores más populares del planeta, y el grupo editorial francés necesita a la mayor librería digital del mundo para seguir exponiéndose en el mejor escaparate posible y vender una gran cantidad de libros.

Las heridas tanto en Amazon como en Hachette van a ser hondas porque están inmersas en una guerra de grandes dimensiones y muy sucia, pero creo que tarde o temprano ambas compañías están condenadas a entenderse quieran o no.

¿Quién crees que lleva la razón en esta disputa en la que se encuentran inmersas Amazon y Hachette?.


Escribe un comentario